Cómo combatir el dolor de manos

Actualizado 14/09/2017 9:16:40 CET

   MADRID, 14 Sep. (EDIZIONES) –

   El dolor de manos puede aparecer en cualquier momento. Especialmente surge conforme avanzamos en edad. Como en tantos otros casos es importante acudir al especialista y encontrar el tratamiento pronto. De lo contrario, se corre el riesgo de que el dolor se cronifique y ya sea imposible remediarlo, incluso con tratamiento, y se nos impida desarrollar con normalidad actos tan cotidianos como lavarnos los dientes o atarnos el botón de la camisa, por ejemplo.

   “Es importante empezar a tratar los problemas de la mano desde el comienzo del dolor porque al iniciar el tratamiento correcto se minimizarán tanto la afectación articular, como la deformidad articular como el dolor. Por tanto, el iniciar una terapia precoz siempre favorecerá el aliviar el dolor de las manos a medio y a largo plazo”, resalta en una entrevista con Infosalus, el jefe de servicio de Traumatología del Hospital Quirón San José de Madrid, el doctor Javier García Romero.

   Así, explica que las manos es una de las primeras partes del cuerpo en doler conforme se avanza en edad por la movilidad que tienen. “El problema es que las utilizamos contantemente, tanto para la actividad personal como para la laboral. Son articulaciones que se afectan con facilidad. Derivada de esa actividad vienen los problemas degenerativos. Incluso en personas que no hacen esfuerzos con ellas, con el simple desgaste del día a día se generan patologías con mucha frecuencia”, sostiene.

   De hecho, García Romero subraya que “es muy raro” que no haya personas mayores que estén afectadas por patologías de dolor de manos como el ‘túnel carpiano’ (afección en la cual existe una presión excesiva en el nervio mediano), o el ‘dedo en resorte’ (afecta a los tendones tensores de la mano bloqueando los dedos en flexión).

POSIBLES TRATAMIENTOS

   El jefe de Traumatología del Hospital Quirón San José de Madrid destaca que hay que acudir al especialista en el momento en el que se valora que un dolor en la mano es persistente y no se soluciona con los métodos habituales del día a día.

   En concreto, defiende que es muy importante para nuestra vida diaria conservar la movilidad de las manos, por lo que de cara a un posible tratamiento no ve conveniente inmovilizarlas de forma permanente. “También podrían derivarse secuelas por la inmovilidad”, advierte el especialista.

   En su opinión, es recomendable el ejercicio de la fisioterapia, los baños de parafina, y el tratamiento de electroterapia, como las ondas microondas o otras técnicas que reduzcan la inflamación y el dolor. Eso sí, resalta que todas las medicaciones antiiflamatorias y antireúmaticas siempre se considerarán paliativas y no curativas.

   Asimismo, apunta que en aquellas patologías surgidas por el carácter degenerativo se optará por la fisioterapia, y en caso de patologías derivadas de la actividad, como el ‘dedo en resorte’, o el ‘síndrome del túnel carpiano’, o las tenosenovitis de quervain (dolor en los movimientos del pulgar por una tendinitis), y aquellas degenerativas que hayan deformado las articulaciones, podrá optarse por la solución quirúrgica.

CASOS EN LOS QUE SE PUEDE SUFRIR DOLOR DE MANOS

   Con todo ello, el doctor Javier García Romero enumera las principales afectaciones que provocan un dolor de manos:

   .- En personas jóvenes el dolor en las manos se debe fundamentalmente a sobrecargas mecánicas, y a problemas derivados de la actividad, que generalmente con tratamientos médicos y ortopédicos se solucionan bien. Aquí sitúa el experto a las fracturas, las luxaciones, las artritis traumáticas, las tendinitis y todas las patologías derivadas de la actividad deportiva y de los trabajos manuales.

   .- En adultos se encontrarían las anteriormente mencionadas, y otras como el síndrome del túnel carpiano con cada vez más frecuencia, así como tendinitis, tendinosis del pulgar, los gangliones sinoviales (quistes sinoviales), gracias al uso de los dispositivos electrónicos.

   .-En ancianos pueden doler las manos como consecuencia de traumatismos o por el simple hecho degenerativo. En este punto García Romero menciona a la ‘rizartrosis’ (las artrosis degenerativas en las articulaciones de los dedos), la artrosis de trapecio metacarpiana (muy frecuente y afecta a la capacidad de realizar la pinza con el dedo pulgar), problemas derivados de las patologías reumáticas como la artritis reumatoide (deformante de articulaciones de la mano y que hace que se tenga una gran incapacidad para poder manejar las manos y actividades propias de la vida diaria como el aseo por ejemplo).

 

Loading...