Cómo convertir micro SIM en nano SIM

5

La gran mayoría de smartphones actuales cuentan con una tarjeta SIM del tipo “nano”, de modo que si te acabas de comprar un nuevo dispositivo pero tu tarjeta de memoria es más grande, tendrás que saber cómo convertir una micro SIM en una nano SIM tal y como te explicamos a continuación en esta sencilla guía de pasos.

Sabiendo que muchas personas utilizan o tienen tarjetas SIM que son de un tamaño más grande que las actuales nano SIM, en tiendas de telefonía o tiendas de móviles pueden cambiarte o cortar y pasar de micro SIM a nano SIM de manera fácil, pero tienes que pagar por ese servicio de modo que puedes hacerlo tú mismo en casa siguiendo estos pasos.

Materiales

  • Tarjeta micro SIM
  • Tijeras afiladas
  • Lima

Pasos para convertir micro SIM en nano SIM

Las tarjetas micro SIM son un tipo de tarjeta que rodea con plástico el chip de memoria que insertamos en nuestro smartphone. Fueron introducidas en 2010, pero en los últimos años han pasado en desuso ante las nano SIM, que apenas tienen plástico y ocupan menos espacio. De este modo, si quieres convertir tu micro SIM en nano SIM, tienes que cortarla como te explicamos.

  1. Lo primero que tienes que hacer es pensar en que debes proceder con cuidado. Cortar mal la tarjeta puede provocar que esta no te funcione y que tengas que comprar una nueva.
  2. Coge la tarjeta micro SIM y corta el plástico de alrededor. Para ello, tienes que ir con mucho cuidado, te aconsejamos que cortes primero sin problema antes de llegar al filo del chip de la tarjeta.
  3. La idea es dejar al menos un 1mm alrededor de todos y cada uno de los lados del chip, de modo que te quede sin apenas plástico.
  4. Si no te fias, puedes coger la tarjeta y colocada sobre una superficie, mide con una regla para que puedas recortar a ese milímetro que te indicamos.
  5. Cuando ya hayas recortado el plástico alrededor del chip, tienes que cortar los bordes de modo que te queden ligeramente ovalados.
  6. Cuando hayas cortado toda la tarjeta, puedes lijar para que no te quede ningún trozo de plástico levantado.
  7. Ahora coge tu smartphone y prueba a insertar la tarjeta nano SIM que has creado en su lugar. Si ves que no te cabe, tendrás que ajustar recortando un poco más, pero sin llegar a tocar el chip ya que podrías provocar que luego no te funcione.
  8. ¡Ya está! Tu tarjeta micro SIM ha pasado a ser nano SIM con la simple ayuda de unas tijeras, aunque repetimos que ir con cuidado será la clave de que la conversión salga bien. De hecho te recomendamos que vayas midiendo (colocando encima del hueco para la tarjeta), a medida que vayas cortando, para no pasarte.