Inicio Actualidad Cómo cuidar a las tortugas de agua dulce paso a paso

Cómo cuidar a las tortugas de agua dulce paso a paso

Tener animales en casa por muy pequeños que sean merecen todos los cuidados del mundo. Si te gustan los animales curiosos, quizás las tortugas de agua dulce sean una buena opción, así como los peces del tipo goldfish o pájaros como las ninfas. En esta ocasión, queremos explicaros cómo cuidar a las tortugas de agua dulce.

Qué son las tortugas de agua dulce

Las tortugas de agua dulce son reptiles (piel con escamas y respiración a través de los pulmones) y se caracterizan por el famoso caparazón que sirve para protegerlas. Las tortugas también son animales de larga vida y las de agua dulce pueden exceder los 30 años de vida.

Su caparazón les sirve para anclar los músculos de las extremidades, absorber el calor y es una reserva de calcio. Su boca no tiene dientes, pero tiene un pico afilado.

Además, no pueden mantener su temperatura corporal constante y, por lo tanto, deben absorber el calor del sol, algo esencial para sus cuidados, como los que te explicamos a continuación.

Pasos para cuidar a las tortugas de agua dulce

Las tortugas de agua dulce se pueden comprar fácilmente en tiendas de mascotas autorizadas. Desde la compra es necesario tener en cuenta el hecho de que el tamaño de la tortuga está destinado a aumentar, de hecho, algunas especies pueden alcanzar los 30 cm de longitud en su etapa adulta.

  1. Necesitarás entonces comprar un terrario (hecho de plástico o vidrio) con bordes altos y lo suficientemente grande para las necesidades de este animal.
  2. Por otro lado, será bueno que del agua emerjan piedras con extremos planos donde a las tortugas les encanta descansar en seco. Pero tienes que asegurarle espacio ya que la tortuga aún debe poder nadar libremente dentro de ella.
  3. Las tortugas de agua dulce son omnívoros, y entre los alimentos disponibles en tiendas especializadas puedes comprar camarones secos (que darles solo a modo de golosina) así como peces (especialmente los pequeños, de agua dulce, cruda), larvas e insectos, frutas y verduras, ya que debes procurarle una dieta variada. No se recomienda dar a las tortugas todas aquellas comidas que en la naturaleza no encontrarían y alimentarlas excesivamente. Sin embargo, otra cosa muy importante es la higiene de tortugas.
  4. El caparazón de la tortuga se puede limpiar 1 o 2 veces a la semana con una esponja o suavemente con un cepillo de dientes, no se deben utilizar detergentes u otras sustancias que no se encuentran en la naturaleza y que pueden causar irritación.
  5. El tanque o terrario debe colocarse en un lugar que no esté demasiado ocupado o ruidoso y lejos de fuentes de calor como calentadores, radiadores, etc.
  6. Las tortugas de agua dulce necesitan luz solar para su actividad y temperaturas que van de 10 a 30 ° C, mientras que por debajo de 10 ° C hibernan, la temperatura ideal es de alrededor de 25-28 ° C; temperaturas demasiado bajas pueden ser letales especialmente para las tortugas más pequeñas, de modo que al comienzo puede ser necesario calentar el agua con un termorregulador de acuario. El agua del terrario no debe contener cloro o metales pesados y debe limpiarse regularmente y la frecuencia con que debe ser cambiada depende de la cantidad de agua y la presencia o ausencia de un sistema de filtrado.