Inicio Actualidad Cómo evolucionarán las criptomonedas

Cómo evolucionarán las criptomonedas

El mercado de las criptomonedas sigue cayendo. Cuando parece que el valor de los criptoactivos ya ha llega a su punto más bajo, un nuevo descenso provoca el pánico entre los inversores, especialmente aquéllos que han invertido alguna cantidad de dinero durante este mal año.

De este decrecimiento existen distintas versiones. Por un lado, unos aseguran que se trata de una simple reestructuración del mercado después de la subida irracional del 2017. Creen, por lo tanto, que las criptomonedas tienen futuro y que son una buena inversión. Otros, por el contrario, auguran un fin muy cercano a las criptomonedas y caídas aún más acentuadas de los valores hasta su desaparición. De hecho, comparan el
auge de los bitcoins y otros criptoactivos con la crisis de las tecnológicas vivida a inicios de siglo.

¿Qué razones existen para tener confianza en las criptomonedas?
Los motivos que exponen los optimistas sobre el futuro de las criptomonedas son los siguientes:

– Constantes cambios en el valor de las criptomonedas: aseguran que lo vivido durante el 2017 era una burbuja y que, por lo tanto, lo que está ocurriendo ahora es una simple regularización del mercado hacia unos valores más de acuerdo con los reales. Del mismo modo, consideran positiva la caída de determinadas ICO que se iniciaron sin una solvencia real. Si se revisa el historial del valor de Bitcoin (la más antigua), los crecimientos y decrecimientos son habituales y ello no ha provocado aún su fin.

– Avances en Blockchain: muchas empresas de renombre están incorporando plataformas realizadas mediante Blockchain en sus procesos. Aunque el valor de las criptomonedas ha bajado, Blockchain ha ganado cada día adeptos, sobre todo a nivel empresarial. Si finalmente se convierte en base de muchos modelos, las criptomonedas ganarán peso al estar incorporadas en esta plataforma.

¿Qué razones existen para desconfiar de las criptomonedas?

Los aspectos que ponen en relieve los contrarios a las criptomonedas son:

– Regulación casi inexistente: durante los últimos meses, al contrario de lo que algunos esperaban, no se han desarrollado normativas favorables al uso de las criptomonedas. Al contrario: algunos de los países donde presentaban un mayor peso, como China o Corea del Sur, han limitado y dificultado su operatividad. En el resto de los países tampoco se ha favorecido su uso y, por lo tanto, siguen funcionando en un entorno legal poco preciso.

– Falta de un regulador central: hay quien advierte que un porcentaje muy
considerable de criptmonedas está en muy pocas manos. Ello genera
inestabilidad en el sistema, que sufre cambios muy bruscos. Estos grandes
capitales pueden provocar, de acuerdo con sus necesidades, grandes oscilaciones en su valor.

– Desconocimiento entre la población: en general, la inmensa mayoría de la
población desconoce qué son las criptomonedas o no tiene una opinión
demasiado positiva de ellas. Hace falta mucho trabajo en este aspecto para
conseguir un uso generalizado.