Inicio Actualidad Cómo fabricar una alarma casera

Cómo fabricar una alarma casera

Tener alarma en casa es algo cada vez más necesario, pero a veces no tenemos tiempo o el presupuesto no alcanza para ello. Veamos ahora paso a paso, cómo fabricar una alarma casera de manera fácil.

Alarmas en casa

La seguridad en nuestros hogares es uno de los factores fundamentales para vivir una vida tranquila y seguda cuando estamos dentro del hogar. En este sentido, existen varios sistemas de alarmas que ayudan a que nuestro hogar sea seguro, pero desafortunadamente es necesario tener un sistema de alarma que sea realmente eficiente para evitar sorpresas desagradables, especialmente durante la noche y durante los períodos de ausencia prolongada.

Por lo tanto, si vivimos en un área de alto riesgo de delincuencia pero no podemos darnos el lujo de pagar un sistema de alarma, nos vemos obligados a estudiar la forma de construir uno con nuestras manos, lo cual es indudablemente posible si seguimos cuidadosamente algunas indicaciones simples.

Pasos para fabricar una alarma casera

Para fabricar una alarma que sea completamente casera necesitarás estos materiales y herramientas:

  • Soporte de batería para batería de 9 voltios
  • Tijeras
  • Pinzas para la ropa
  • Cinta transparente
  • Cinta aislante
  • Perforador para papel
  • Pinzas de cocodrilo
  • Hilo de nylon
  • Campana
  • Pegamento

Pasos

  1. Antes de comenzar el trabajo real, debemos obtener un plano general de nuestra casa o piso para poder comprender y estudiar cuáles pueden ser los puntos potencialmente débiles de la estructura a los que debemos poner remedio.
  2. Ahora pasemos a la construcción real de nuestra alarma casera: en primer lugar, vamos a obtener dos cables eléctricos (positivo y negativo), cuya longitud puede variar de 20 a 50 centímetros, y los pelamos por poco más de un centímetro.
  3. A continuación, envolvemos el extremo de la pinza de ropa con papel de aluminio. Abre la pinza para envolver, y luego enganchas un extremo de una de las pinzas de cocodrilo.
  4. Coge un trozo de cartón, haces un agujero y pasas un trozo de hilo de nylon. Abre la pinza y engancha ese cartón.
  5. En este punto, podemos colocar la batería de 9 voltios en el soporte de la batería y sujetar la pila al extremo de un rectángulo de cartón, que debe ser más grande que el soporte de la batería, con la cinta aislante. Conecta el positivo del cable pelado al lado positivo de la batería.
  6. El cable negativo irá conectado a la otra pinza de cocodrilo y pegas también la pinza al rectángulo de cartón con la cinta adhesiva.
  7. Pega la campana al cartón con el pegamento, conectando uno de los cables del soporte de la batería a un extremo de la campana y enrollando la parte expuesta del cable alrededor del tornillo.
  8. En este punto, nuestra alarma casera está finalmente lista, por lo que solo tenemos que decidir en qué puerta o ventana queremos aplicarla. Una vez que tomamos esta decisión, pegamos el rectángulo de cartón en una pared cerca de la puerta de la ventana, atando el hilo de nylon de la pinza al mango cuando esté cerrada.
  9. De esta forma, cuando se abra la puerta, el cuadrado de cartón se caerá del clip, los bordes de los cables conectados al clip se tocarán y la alarma sonará.

Este tipo de alarma, que puede ser ingeniosa, económica y estudiada con precisión, solo se utilizará para ahuyentar a los malos, pero no es suficiente para evitar que entren a la casa. Por lo tanto, es aconsejable usar este pequeño dispositivo durante el tiempo necesario y suficiente para ahorrar el dinero y comprar una alarma que pueda ofrecer una mayor seguridad en toda la casa.