Inicio Actualidad Cómo hacer la dieta del agua

Cómo hacer la dieta del agua

En la actualidad han salido diversidad de dietas para perder peso. Muchas no acaban de estar demostradas científicamente, y es por ello que antes de someterse a cualquier dieta, es necesario consultar a un nutricionista para que nos asesore.

El agua es totalmente rica para nuestro organismo. De hecho, más allá de esta dieta específica, debe estar presente en nuestras comidas y bebidas, porque nos hidrata y depura el cuerpo. Te contamos de qué manera hacer la dieta del agua.

Cómo es la dieta del agua

Hemos de aclarar que muchas personas no acaban de tomar el agua necesaria que deberían ingerir al día. Por lo general se trata de unos 2 a 3 litros diarios. Además, conviene remarcar que la dieta del agua no quiere decir ingerir mucha agua para sustituir la comida, sino en modificar nuestros hábitos alimenticios y beber más agua si no lo hacemos.

Esta dieta tiene muchas variantes. Hay quien sólo bebe agua durante un tiempo, sin comer alimentos prácticamente, algo realmente peligroso y que puede tener muchas consecuencias negativas para la salud. Y por otro lado, una dieta rica en agua es la que establecemos en aumentar la ingesta de agua en comidas para que el organismo se regule y funcione adecuadamente.

Esto debe combinarse con la práctica de ejercicio, y con el consumo de alimentos realmente sanos, bajos en grasa y azúcares. Beber agua antes de comer va bien porque nos sacia, de manera que también lo podemos hacer mientras y tras comer, aunque sin pasarnos. Es imprescindible tomar agua mientras hacemos ejercicio físico, especialmente tras el esfuerzo.

Como en toda dieta, no se ven los resultados al momento sino pasadas unas dos semanas. Un plan para la dieta del agua es beber agua al levantarse, desayunar de forma abundante a base de frutas y zumos naturales, beber agua antes de comer y hacer una comida con ensalada o pasta, verduras, y segundos a base de carnes o pescados.

Merendaremos fruta o bien cereales junto a un vaso de agua con limón, y cenaremos, con agua, aquello que hayamos elegido, sea pollo o pescado, de manera algo más ligera. Antes de ir a dormir beberemos un vaso de agua.