Inicio Actualidad Cómo limpiar la freidora

Cómo limpiar la freidora

Tener una freidora en casa supone poder hacer unas riquísimas patatas fritas, o cualquier otro plato frito, sin que salte el aceite o sin tener que soportar determinados olores, de modo que su uso se ha popularizado bastante, aunque debemos asegurarnos siempre que esté bien limpia cada vez que la usemos. Veamos entonces, una sencilla guía de pasos en la que te explicamos, cómo limpiar la freidora de manera correcta.

La limpieza de este electrodoméstico puede resultar algo complicada debido a que algunas partes puede que no sean desmontables. De todos modos, y debido a la gran cantidad de aceite que se requiere para su buen uso, es necesario que siempre garanticemos la limpieza de nuestra freidora para evitar así que los alimentos que vayamos a freír cojan el sabor de lo frito anteriormente. Veamos entonces cómo proceder.

Pasos para limpiar la freidora

  1. Lo primero que debemos hacer para limpiar nuestra freidora es desenchufar la toma de corriente de la red eléctrica.
  2. Además, debes dejar que la freidora se enfríe completamente y verificar que el aceite también lo esté
  3. A continuación, vierte el aceite en un recipiente para poder usarlo de nuevo (en el caso de haberlo usado para freír patatas fritas).
  4. Retira la canasta, y para dejarla como nueva, la puedes sumergir en un recipiente con agua caliente con vinagre o jugo de limón ; También puede usar otros detergentes, como los desengrasantes, que se compran en las tiendas, pero ten cuidado de que no sean tóxicos.
  5. Frota la cesta de acero inoxidable con un estropajo mientras está sumergida, para limpiarla y desengrasarla correctamente.
  6. Una vez hayas limpiado bien el cesto deja que se escurra y seque. Mientra tanto, coloca la freidora boca abajo durante un par de horas para que gotee todo rastro de aceite residual.
  7. Una vez transcurrido ese tiempo, con unos cuantos trozos papel absorbente, seca todos los restos de aceite del interior de la freidora. En este punto, tendrá dos posibilidades de lavado, si tu freidora no está particularmente sucia usa una esponja húmeda con vinagre, limón y un poco de detergente para lavavajillas, frota toda la freidora, por dentro y por fuera, luego enjuaga bien y no uses demasiado jabón, ya que podría liberar un regusto molesto cuando vuelva a freír, luego seca con un paño limpio.
  8. Si tu freidora está particularmente grasosa y pegajosa, vierte harina dentro de la freidora y frótala en todas las paredes y luego retírala con agua hirviendo, si tu modelo de freidora permite que la empapes en agua caliente, hazlo añadiendo unas gotas de vinagre y detergente para lavavajillas, luego frota con un estropajo, enjuaga y seca.

Por razones higiénicas claras, la freidora debe limpiarse después de cada uso de modo que podrás lograr que tus fritos sepan mejor y además no estén contaminados con la posible grasa que siempre queda almacenada cada vez que usamos la freidora.