Inicio Actualidad Cómo limpiar la goma de las deportivas

Cómo limpiar la goma de las deportivas

¿Las manchas en la goma de tus zapatillas deportivas son muy resistentes? Es fácil que el calzado deportivo se ensucie con facilidad, aunque a veces lo primero que se mancha es la goma, de modo que vamos a ver a continuación, una sencilla guía de pasos, en la que te explicamos cómo limpiar la goma de las deportivas.

No hay duda de que el calzado deportivo es el calzado ideal para aquellos que quieren caminar con la máxima comodidad o hacer actividad física al aire libre. Sin embargo, con el uso frecuente, el calzado tienden a ensuciarse inevitablemente. Una de las partes más difíciles de limpiar es la relacionada con la goma que suele ser de color blanco, por lo que es necesario quitar las manchas en cuanto nos damos cuenta de ello, teniendo cuidado de no dañar los zapatos. Veamos cómo podemos hacerlo.

Pasos para limpiar la goma de las deportivas

Para poder limpiar las gomas de las deportivas tenemos varios remedios naturales que podemos aplicar de manera sencilla. Estos son algunos de los mejores:

  1. Aceite: Un remedio eficaz es el aceite que además se aplica de la forma más simple de todas. Tan solo tienes que echar unas gotas de aceite sobre un paño limpio y pasar por la superficie que desees limpiar. Al final de esta operación, la goma de las zapatillas deportivas ya debería estar limpia. Si no, puedes repetir la operación una segunda vez. El aceite sirve también para prevenir el amarilleo de la goma blanca.
  2. Pasta de dientes: Otro remedio efectivo para poder limpiar la goma de las deportivas será la pasta de dientes que además consigue resultados sorprendentes. Lo único que has de hacer es aplicar pasta de dientes, con la ayuda de un cepillo, por toda la goma que veas sucia removiendo energicamente. Deja que la pasta se seque y pasados 15 minutos, la quitas con un paño limpio humedecido en agua acaliente.
  3. Por otro lado tenemos la opción de meter las zapatillas en la lavadora, aunque tendremos que ir con cuidado ya que dependiendo de la calidad de tu calzado, puede que este no se acabe de limpiar del todo o incluso se rompa. Si de todos modos, no tienes otra opción que meter tus zapatillas en la lavadora, lo primero que has de hacer es retirar la suela interior y los cordones de los zapatos. Si estos últimos están pegados, se recomienda colocar el calzado dentro de la lavadora dentro de una bolsa perforada o una funda de almohada. Luego, coloca un poco de detergente líquido en el tanque y establece el ciclo delicado sin girar . Para garantizar que los zapatos mantengan su forma incluso después del secado, es necesario colocar papel blanco en su interior.