Cómo pintar puertas barnizadas

4

¿Cómo pintar puertas barnizadas? Puede que tengas las puertas de casa algo viejas de modo que has decidido darles una mano de pintura pero estas están barnizadas. Veamos entonces cómo proceder con una guía de pasos de lo más sencilla.

Puertas barnizadas

Las puertas barnizadas es el mejor modo de conseguir que las puertas de casa se conserven más tiempo, tras haberlas pintado. Gracias al barniz, la madera de la puerta quedará protegida y además logrará un brillo especial.

Ese brillo se va apagando con el tiempo y puede que veas que las puertas necesitan de una buena mano de pintura, pero ¿cómo proceder cuando ya están barnizadas sabiendo que la pintura no se infiltrará de la manera correcta? Veamos cómo se pintan las puertas que ya están barnizadas.

Pasos para pintar puertas barnizadas

Para pintar puertas barnizadas necesitarás los siguientes materiales y herramientas:

  • Lija (de grano grueso y grano fino)
  • Pintura de látex acrílico
  • Compuesto de sellado
  • Imprimación
  • Rodillos
  • Bandejas para la pintura
  • Espátula

Pasos

  1. Comienza lijando la superficie de la puerta usando además una esponja de lijado de grano fino para poder lijar bien las grietas en el caso de que las hayan. Pero no intentes lijar todo el barniz. El objetivo es eliminar cualquier barniz escamoso y aplicar rugosidad a la superficie para obtener una buena unión de imprimación. Limpia el polvo con un cepillo.
  2. Una vez has limpiado la puerta de los restos del lijado, aplica una capa de imprimación que si puedes, debes comprar tintada en un color grisáceo para ayudar a cubrir el barniz subyacente. También ayudará a que la pintura luego no necesite tantas capas. Será bueno aplicar la imprimación con rodillo para no dejar marcas.
  3. Si deseas evitar que la veta de la madera se muestre a través de la pintura cuando estés aplicando, será bueno que apliques una capa fina de compuesto de sellado sobre toda la superficie con la ayuda de una espátula.
  4. Tienes que usar masilla aplicando con la espátula sobre los poros de la veta de madera y llenar los agujeros. Espere a que se seque el compuesto, luego lija a mano con papel de lija de grano 220.
  5. A continuación tienes que dar una segunda capa de imprimación. Déjalo secar durante la noche, lija de nuevo con papel de lija de grano 220.
  6. Ahora la puerta ya estará lista para aplicar la pintura que hayas elegido. Debes pintar con un rodillo de espuma que no dejará marcas y que te permitirá extender bien la pintura.
  7. Das una primera capa y deja que se seque comprobando si es necesario o no, aplicar una segunda capa.

Pintar puertas barnizadas es sencillo, aunque los pasos son algo laboriosos. Al acabar si quieres podrás además volver a barnizar la puerta.