Inicio Actualidad Cómo plantar pimientos

Cómo plantar pimientos

Tener un huerto en casa es la mejor idea para poder suministrar a nuestra mesa con productos ecológicos que además no nos cuesten nada. Si bien hace poco ya vimos cómo sembrar patatas de manera fácil, también queremos hablaros ahora de otro cultivo: el de los pimientos, de modo que os explicamos a continuación de qué modo puedes plantar pimientos para aderezar todos tus platos esta primavera.

Qué son los pimientos

El pimiento es uno de los vegetales más reconocibles en la naturaleza, probablemente por su forma cuadrada o incluso más por sus colores brillantes. Hay muchos colores de este tipo de vegetales que son parte de la familia de las solanáceas : amarillo, rojo y verde son sin duda, los más conocidos y cocinados.

Hay dos especies de pimientos , aquellos con fruta grande y aquellos con fruta pequeña que serían los comúnmente llamados chile. Por otro lado, los pimientos tienen una sustancia, la capsaicina que si se da en gran cantidad, conduce a que sean picantes.

Si deseas poder plantar tus propios pimientos en casa, atento porque te vamos a ofrecer una guía sencilla para que lo consigas y en poco tiempo los tengas crecidos para su consumos.

Pasos para plantar pimientos

Como cualquier otro cultivo de frutas o verduras, hemos de tener en cuenta varios factores a la hora de plantar nuestros pimientos, tal y como puedes ver a continuación.

1.Clima y trasplante

Los pimientos crecen bien en ambientes cálidos, con temperaturas bastante altas, alrededor de 24-26 grados. Para tener estas temperaturas incluso en invierno, se sugiere usar semillas o un plántula, para tener las plántulas listas para la primavera. El trasplante tiene lugar cuando aparecen las primeras hojas, también llamados cotiledones. El trasplante se realiza inicialmente en una maceta alta a unos quince centímetros del suelo de la huerta o más tarde en el huerto. Importante para evitar consecuencias no deseadas es el período de trasplante que debe llevarse a cabo alrededor de mayo, cuando las temperaturas alcanzan los 14-15 grados.

2. Tierra

El suelo para plantar pimientos debe prepararse con mucho cuidado, prestando atención al pH que debe estar entre 5.5 y 7 y debe ser arenoso. El drenaje de agua es muy importante y, de hecho, para fomentarlo, es recomendable realizar una excavación profunda, de aproximadamente medio metro.

El fertilizante es muy importante porque los pimientos lo necesitan mucho, por lo que necesitas de 3 a 6 kg de abono maduro o una décima parte de abono orgánico granulado. Las filas donde la siembra se realiza debe ser de 70 cm de separación y las plantas de 50 cm una de la otra.

3. Cultivo

Debido a que la planta de pimiento crece hermosa y fuerte, tendrás que utilizar soportes para soportar el peso de la fruta; una red te puede ser de gran ayuda, posicionada a una altura de 50 cm horizontalmente. La planta de pimiento tiene una característica importante que debe tenerse en cuenta: crece en forma de bifurcación consecutiva. Cada bifurcación que se crea será bifurcada si la planta no se puede plantar. Las bifurcaciones continuas conducen a cambios de la fruta en tamaño y medidas, de hecho, más bifurcaciones se van dando a medida que crece la planta dando pie a que los pimientos que produzca sean cada ves más pequeños. El riego de la planta de pimiento debe ser abundante ya que la planta lo necesita.

4. Cosecha

La maduración del pimiento se produce en dos fases: primero se cultivan las semillas y el interior de la fruta y luego el exterior. Si notas que la piel exterior tiene tonalidades verdes, significa que todavía no es hora de cosechar. La fruta es mejor cosechada tan pronto como han llegado al final de su maduración para darle a la planta la posibilidad de crear más. Para el tiempo de cosecha, generalmente se cosechan cuando las frutas están maduras, luego después de un mínimo de 80 y un máximo de 100 días a partir de flores o frutas.

5. Enfermedades

Los pimientos son un planta que por desgracia, atrae a muchas enfermedades, veamos algunas de ellas:

  • El moho es muy perjudicial para la planta, incluso puede causar la muerte dentro de las 24 horas; Piensa que es una planta que necesita mucha agua y que esta se extiende por el suelo, dando lugar a manchas negras en la planta de modo que si esto sucede, se tendrá que erradicar la planta. Además en la zona donde estaba la planta enferma no puede volver a plantar otros árboles hasta que, después de un año de rotación, la enfermedad haya sido eliminada.
  • El Verticillium es similar a la anterior, sin embargo, más difícil de detectar debido a que los puntos negros están en los capilares. Esta enfermedad lleva a la muerte de la planta entre 7 y 10 días; y no solo eso sino que permanece en el suelo incluso hasta 5 años si no se trata adecuadamente con cobre. No es grave para las plantas jóvenes, sino que las conduce al enanismo.
  • El fusarium también conduce a manchas negras en los capilares.
  • Luego hemos de mencionar también las plagas, como los pulgones, araña roja, o la mosca blanca

Para todas las enfermedades descritas anteriormente, se recomienda encarecidamente eliminar la planta y quemarla o tirarla en los desechos, no la uses como compost.