Cómo quitar una cenefa adhesiva de la pared

5

Las cenefas nos permiten decorar cualquier pared con todo tipo de diseños pero si te has cansado de ella o deseas poder colocar otra, debes saber cómo se retira. Veamos a continuación, con una serie de pasos de lo más sencillos, cómo quitar una cenefa adhesiva de la pared.

Cenefas de pared

Las cenefas de pared están de moda. Gracias a ellas podemos decorar paredes de un modo especial con todo tipo de dibujos y diseños que además se aplican en forma de adhesivo que se puede colocar de una manera fácil.

El problema viene cuando queremos quitar las cenefas adhesivas de la pared ya que si no sabemos cómo se hace, podemos acabar con trozos de cenefa pegados por toda la pared, o mucho peor, que acabemos arrastrando la pintura o el papel de la pared al quitarla. Veamos entonces cómo proceder de manera correcta.

Pasos para quitar una cenefa adhesiva de la pared

Las cenefas adhesivas suelen tener un pegamento especial que permite que las peguemos y que no se despeguen a pesar del tiempo. Nuestro objetivo será deshacer o debilitar ese pegamento en el caso de que queramos quitar la cenefa de modo que debes hacer lo siguiente.

  1. Coge un secador de pelo y lo pasas a potencia máxima por encima de la cenefa. Otro remedio es la de encender la plancha de la ropa y pasarla por la cenefa.
  2. Aplica calor durante unos treinta segundos, que será tiempo más que suficiente para comenzar a derretir el pegamento de la cenefa.
  3. Ahora con la punta de la uña o con un cuchillo, levanta la parte inferior de la cenefa y comienza a despegar suavemente. No pegues tirón ya que corres el riesgo que la cenefa (sobre todo si es grande) acabe rompiéndose.
  4. A medida que despegas tendrás que asegurarte que no quedan trozos pequeños pegados. En el caso de que veas que la cenefa se detiene y no se despega. Toma el secador de pelo y vuelve a aplicar calor. Mientras calientas tira suavemente de la cenefa para proceder de nuevo con su despegue.
  5. Si la idea del secador no te parece buena ya que puede que la cenefa no sea demasiado grande, o sencillamente quieres despegar trozos ya sueltos que han quedado, tienes otro remedio que consiste en calentar un poco de agua y la pasas por encima de la cenefa o del trozo con un paño limpio.
  6. Con la ayuda de una espátula o de un cuchillo procede a quitar la cenefa mientras todavía esté mojada del agua caliente. Si se seca debes volver a mojar con agua caliente y seguir con el procedimiento que os hemos explicado.