Inicio Actualidad Cómo realizar un correcto mantenimiento de la calefacción

Cómo realizar un correcto mantenimiento de la calefacción

Estos días comienza a notarse el frío por lo que seguro que en muchas casas ya se enciende la calefacción, de la que siempre es aconsejable llevar un control para asegurarnos de su buen funcionamiento. Veamos paso a paso, y de un modo fácil cómo realizar un correcto mantenimiento de la calefacción.

El mantenimiento de la calefacción es algo que siempre debemos tener en cuenta. Cuando llega el invierno nos gusta poder tener la casa caliente de modo que si deseas garantizar que la calefacción vaya a funcionar cuando sea necesaria, no podemos pasar por alto cosas como que los aparatos de calefacción estén limpios o que no hayan obstrucciones. Veamos entonces cómo proceder con un correcto mantenimiento.

Pasos para realizar un correcto mantenimiento de la calefacción

La siguiente guía te ayudará a comprender los pasos que debes dar para mantener tu sistema de calefacción correctamente:

  1. Revisa bien el termostato: No importa qué tipo de sistema de calefacción tengas en casa . Lo primero de todo siempre revisar bien el termostato, de modo que antes de que empiece la temporada de frío, sube el termostato que controla el sistema. Si oyes que la calefacción se enciende y funciona correctamente no debes preocuparte pero si la calefacción se apaga después de un corto período de tiempo, menos de tres minutos, es un síntoma de ciclo corto, que puede ser causado porque el termostato no esté ajustado correctamente, lo que significa que debe recalibrarse o reemplazarse, o que el intercambiador de calor se está sobrecalentando, y un dispositivo de seguridad lo está apagando.
  2. Limpia los radiadores: La mayoría de sistemas de calefacción funcionan a través de radiadores que debemos procurar que estén siempre limpios. Para ello, tenemos que limpiar con un paño limpio y ligeramente húmedo, así como comprobar el buen funcionamiento de las válvulas y asegurarnos de que no hayan fugas o escapes.
  3. Purga los radiadores: Junto a la limpieza de los radiadores, debes asegurarte también de su buen funcionamiento y purgarlos antes de usarlos. Para ello debes esperar unos diez minutos tras haberlos encendido. Los purgadores están en los extremos de arriba de los radiadores. Lo único que debes hacer es girarlos con un destornillador y colocar un recipiente abajo. Deja que salga el aire y luego cuando veas que sale agua limpia ya puedes cerrar el purgador.
  4. Mantenimiento de la caldera :Por otro lado, es importante también asegurarnos que la caldera de nuestro sistema de calefacción funciona correctamente, comprobando que no haya agua estancada y que la temperatura y presión que alcanza son los adecuados.
  5. Revisa la llama del calentador: Por otro lado, si tu calentador de agua se enciende cuando enciendes el termostato, verifica la calidad y el color de la llama. La llama deben ser ovales, apretadas y azul sólido. Si ves que parpadea y es de tono amarillo, llame a un técnico para ajustar la mezcla de combustible / aire.
  6. Limpia bien los filtros y sistemas de aire: En el caso de que nuestra calefacción no tenga radiadores sino que funcione a través de un sistema de aire forzado es importante que el mantenimiento lo haga un profesional, pero nosotros también podemos asegurarnos que los filtros de nuestro aparato de calefacción estén siempre limpios, en especial cuando vivimos con mascotas. Una regla de oro es verificar cada mes y cambiar al menos cada tres. Por otro lado, es importante también revisar si se ves que las juntas están abiertas, o hay acumulación de polvo, moho y óxido. Las juntas abiertas se deben volver a sellar con cinta adhesiva. Los conductos de aire corroídos deben ser reemplazados de inmediato.