Inicio Actualidad Cómo transportar flores frescas

Cómo transportar flores frescas

Las flores frescas son uno de los elementos decorativos más bellos que podamos encontrar, por lo que tenemos que procurar que siempre se mantengan en perfecto estado, en especial a la hora de llevarlas al sitio de la celebración o a la fiesta en la que vayan a estar presentes. Veamos a continuación, una sencilla guía de pasos donde te explicamos cómo transportar flores frescas.

Antes de comenzar a ver qué pasos seguir para poder transportar flores frescas, será bueno que pensemos en la conservación de estas mientras no las transportamos. De hecho siempre es conveniente meterlas en frío, como en la nevera, para que se conserven frescas más tiempo, o cortar el tallo unos dos centímetros y sumergirlas en agua hasta el momento del transporte.

Pasos para transportar flores frescas

  1. Una vez llegue el momento de transportar las flores frescas, tenemos que prepararlas de modo adecuado. Coge las flores y corta de ellas las hojas bajas que suelen estar en el tallo ya que pueden proliferar la presencia de bacterias.
  2. Una vez cortadas esas hojas, une las flores con gomas elásticas que debes atar por la parte media baja de los tallos. Quizás ya tengas pensado hacer arreglos florales concretos, de modo que puedes unir las flores en función de esos arreglos o también a partir de tipos de flores. Si creas estos ramilletes te será más fácil el transporte y que las flores estén frescas al llegar.
  3. A continuación toma un paño de algodón, o una tela de este material y lo sumerges en agua. Envuelve las flores con ese paño, que además puedes rociar también con un poco de conservante floral para que la frescura aguante más tiempo. El algodón no tiene que estar excesivamente mojado, tan solo lo suficiente para que los tallos se mantengan frescos y con ello, las flores.
  4. Envuelve bien pero la parte del tallo, sin llegar a tocar las flores.
  5. El siguiente paso consistirá en colocar las flores envueltas en un plástico. Puede servirte una bolsa o plástico del tipo papel film. Una vez cubiertas las flores, ata con una goma.
  6. Ahora viene lo importante: el transporte. Para ello, necesitarás cajas con una tapa y colocar las flores dentro, por ramos o ramilletes. Si necesitas varias cajas y las vas a apilar comprueba que no se chafan para no aplastar las flores que vayan debajo.
  7. Por otro lado, podemos transportar nuestras flores frescas en cubos. En este caso no hará falta envolver las flores ni nada. Tan solo llenar el cubo hasta la mitad con agua y colocar las flores dentro, procurando que el cubo esté bien sujeto en el caso de llevar las flores en un coche o furgoneta.
  8. Una vez llegues al lugar al que van destinados las flores, debes conservar estas en la sombra hasta que tengas que adornar con ellas.