Inicio Actualidad Cómo usar Big Data para aumentar ventas en 2020

Cómo usar Big Data para aumentar ventas en 2020

2020 es un año crucial para el mundo empresarial; muchas tecnologías nuevas aparecerán pronto además que las tendencias se modificarán bastante durante el curso de este año. Es ahí cuando se debe tener en claro cómo usar Big Data para responder ante dichos cambios dentro del nicho de las empresas.

Además, usando estas herramientas, sabrás aprovechar grandes oportunidades de negocios que de otras maneras podrías perder. Big Data es un instrumento crucial para obtener una ventaja competitiva en los negocios, pero se debe aprender a usarlo de manera correcta, o de otra forma consumirá recursos de la organización sin brindar los prometidos beneficios.

Paginas tales como la de Empresas de Chile ofrecen la oportunidad de analizar los datos de un país en cuanto a su rubro, tamaño y potencial. Esto lo hace a través de rankings y estadísticas que se pueden analizar para encontrar potenciales compradores o proveedores de productos y servicios.

Oportunidades de oro en la industria de un país en particular

Si su empresa busca oportunidades de expansión a un país extranjero, por ejemplo, para importar o exportar productos, o franquiciarse dentro de la jurisdicción de ese país, se debe tener en cuenta que no todos los productos responden de la misma manera en diferentes latitudes.

Veamos un ejemplo: El producto bebidas gaseosas. Es muy probable que la gente en Estados Unidos prefiera una bebida más azucarada mientras que en otro país, por ejemplo, Colombia, esperen que la bebida tenga un sabor que recuerde más al sabor del café.

Incluso, podemos considerar una tendencia, no una realidad. Por ejemplo, sabemos que el parque automotor de vehículos eléctricos, hoy, no es de gran importancia. Sin embargo, vemos con claridad que en el futuro sí lo será.

Toda esta información la puedes extraer de la Big Data, y si es bien utilizada se pueden tener resultados increíbles.

Pero como primer paso hay que comprender las macro-tendencias en su industria:

¿Está en sintonía con las grandes tendencias mundiales que se espera que afecten a su industria? ¿Está leyendo las opiniones de los líderes de opinión en tu industria? Si no, será mejor que comience.

El modelo PESTLA se torna relevante para este análisis.

Política: ¿Cuáles son las tendencias políticas en un país? ¿Hay estabilidad? ¿Se tiende a ser amigable con la empresa y las inversiones? ¿Existen tendencias a la apertura internacional? ¿Y los impuestos y tributos?

Económico: ¿Qué impacto tendrán en su empresa los cambios en la inflación, las tasas de interés, el crecimiento económico, las tasas de desempleo y el ciclo económico?

Social: ¿Cómo podrían las tendencias socioeconómicas, como la demografía, las actitudes de estilo de vida y la educación afectar sus ventas, servicios y experiencias de los clientes?

Tecnológico: ¿Cuáles son las consecuencias positivas y negativas de los avances tecnológicos en su industria?

Legal: ¿Cuáles son las reglamentaciones y leyes gubernamentales que se están considerando actualmente en el país y en el extranjero que podrían afectar el crecimiento de los ingresos?

Ambiental: ¿Cómo gestiona su huella ambiental? ¿Las nuevas innovaciones ambientales, las regulaciones y las expectativas de los clientes afectarán las ventas futuras?

Finalmente, de lo que se trata, es de identificar riesgos y oportunidades del entorno actual y del posible entorno futuro.

Una vez identificados, le pregunta a hacerse es ¿Qué tipo de datos me pueden proporcionar una ventaja competitiva dada la/s oportunidad/es que se han identificado?

Responder a estas preguntas, generar un plan y ejecutarlo es la clave para desarrollar ventajas competitivas, utilidades y una posición de mercado defendible.

¿Y la competencia?

¡No se detiene!

Ellos también están a la búsqueda de estas ventajas. Lo importante es mantenerse un paso adelante y siempre alerta.

Análisis de necesidades, diseño y ejecución

Hemos esbozado algunas ideas relacionadas al análisis. Pero lo cierto es que el análisis en solitario, nunca ha producido utilidades a ninguna empresa. El Big Data es uno de esos temas que suele quedarse en el nivel de PowerPoint y nunca se materializa.

No caer en esa trampa es muy importante.

Del análisis hay que pasar a la acción, siempre acometiendo tareas digeribles. Los primeros pasos deben ser modestos y alcanzables. La organización debe aprender con los pasos básicos para luego, una vez adquirida cierta madurez, acometer las tareas más complejas.

Trazar un plan realista y pasar a su ejecución es de vital importancia. Se puede, por ejemplo, empezar consumiendo data que ya se encuentre disponible en formatos amigables. Luego, cuando las tareas ya sean entendibles y se hayan puesto en práctica de manera exitosa, se puede pensar en elevar el grado de complejidad, añadiendo más tecnología y competencias informáticas a través del tiempo.

Un riesgo a evitar a toda costa es perderse en los árboles sin ver el bosque. Las tareas técnicas siempre deben subordinarse al sentido económico de la empresa. El balance correcto entre técnica y negocios debe ser mantenido.

¡Suerte con la implementación!