Concha de Oro para ‘The disaster artist’, de James Franco

El director y actor estadounidense James Franco ha ganado la Concha de Oro del Festival de San Sebastián con su película The disaster artist, homenaje al peculiar fracaso cosechado por Tommy Wiseau en el año 2003 con su filme The room: una cinta concebida como drama pero convertida en comedia, de puro malo, y devenida con los años en objeto de culto kitch.

La española Handia, rodada en euskera y vasca asimismo por su confección y por la historia que cuenta, ha merecido el reconocimiento especial del jurado: algo así como un segundo premio que los jueces tienen la opción de conceder.

La argentina Alanis es la tercera obra destacada de esta sexagésimo quinta edición de Zinemaldi, en este caso con dos Conchas de Plata: la de mejor dirección para la Anahí Berneri y la de mejor actriz para Delfina Castagnino. Como mejor actor ha sido elegido el rumano Bogdan Dumitrache por su actuación en Pororoca.

En The disaster artist, la gran ganadora del Festival, el propio James Franco encarna al “rarito” Wiseau, según descripción del cineasta: un tipo inconsciente de sus limitaciones que encuentra en el también inadaptado aspirante a actor Greg Sestero –interpretado por su hermano, Dave Franco– al perfecto cómplice de sus despropósitos, sustanciados en el catastrófico, surrealista e hilarante rodaje de The room.

Handia, premio especial del jurado, es por su parte una cuidada producción sobre la historia del gigante de Altzo, personaje real de resonancias míticas y legendarias que nació en un caserío del País Vasco en el siglo XVIII y a los veinte años empezó a crecer de manera desmesurada.

Más realista es la doblemente premiada Alanis, sobre una mujer de la calle con un bebé que, a través de sus padecimientos, retrata la violencia y los peligros de la selva urbana de bajos fondos.

El premio al mejor actor lo ha recibido el rumano Bogdan Dumitrache por su interpretación de un padre cuya vida y la de su familia sufren un vuelco cuando él pierde a su hija Maria en el parque, un domingo cualquiera.

Una especie de familia, del argentino Diego Lerman, se lleva el premio de Zinemaldia al mejor guión. Trata del dilema moral que una doctora deseosa de adoptar un niño, Malena, interpretada por la española Bárbara Lennie, encara cuando le hacen ver las condiciones más que dudosas de proceso de subrogación.

La vida y nada más, rodada en Estados Unidos por el español Antonio Méndez Esparza, obtiene el galardón de la crítica por su fresco de la vida en un barrio afroamericano de Florida.

Loading...