Inicio Actualidad Consejos para iniciarte en el ping-pong profesional

Consejos para iniciarte en el ping-pong profesional

Ya diste el paso cuando te animaste a comprar una mesa de ping pong. Siempre te había atraído este deporte y querías quitarte el gusanillo con una buena mesa para jugar en casa con amigos o familiares. Te gusta la emoción de cada partida, dominar el efecto de la pelota con tu pala y ajustar cada tiro a la línea. Te gusta el tenis de mesa.

Pero hay algo latente, cierto afán competitivo que te empuja a buscar a jugadores de mayor nivel para medirte con ellos y comprobar si eres realmente tan bueno como pareces. La única forma de conseguir satisfacerlo es una, compitiendo en el ping-pong profesional, pero comenzar no es una tarea fácil.

¿Quieres iniciarte en el tenis de mesa profesional? Si es así, entonces estás en el lugar indicado. Estamos aquí para ayudarte, y vamos a ofrecerte una serie de consejos útiles para que puedas comenzar a competir como es debido, para que te adentres en este mundillo con el pie y la mano derecha (o la izquierda si eres zurdo) y comiences a jugar contra grandes jugadores.

Dar el salto al ping-pong serio

¿De veras quieres tomarte este deporte en serio? Si tu respuesta es sí, entonces no se hable más. Sigue leyendo los puntos que listamos a continuación, te serán de gran ayuda.

Práctica en casa, mucho

Damos por sentado que tienes ya tu mesa en casa y llevas tiempo jugando, pero si quieres dar el salto a un ámbito más serio, tienes que tomarte cada partida como un entrenamiento. Invierte más horas y juega cuanto puedas, pero nunca olvides de divertirte, a pesar de que tengas que tomártelo con algo más de seriedad.

Si de veras quieres crecer, vas a tener que dedicar una cantidad determinada de horas a la semana para entrenar. Aprovecha tu casa para hacerlo cuanto puedas y no pierdas la constancia, poco a poco irás mejorando y refinando tanto tu técnica como tu fuerza y tu velocidad tanto de golpeo como de movimiento.

Juega con gente de mayor nivel

Acércate a algún club de tenis de mesa para entrenar también fuera de casa. Lo mejor de esto es que no solo conocerás a personas que comparten tu misma pasión, sino que también te encontrarás con personal que te supere en todos y cada uno de los sentidos. No te lo tomes como un impedimento, tómatelo como un desafío.

Jugar con personas mejores que tú te permite conocer técnicas y estrategias, te permite saborear lo que es la competición y proponerte retos a superar. Ganarles es tu objetivo, ya que así sabrás que vas mejorando de forma clara. Juega con constancia y nunca te vengas abajo por una derrota, solo así podrás escalar e incluso aspirar a formar parte de la Federación Española de Tenis de Mesa.

¿Tienes buen equipo?

No hay buen jugador sin un buen equipamiento. Lo bueno del ping-pong es que no requiere mucho más que una buena mesa y una pala, todo lo demás, aunque ha de ser ropa adecuada para los movimientos y el tipo de deporte que es, es mucho menos exigente que en casos como el fútbol o el baloncesto.

Hay multitud de tiendas deportivas donde puedes comenzar a comprar material para tus primeras partidas, aunque, evidentemente, si comienzas a escalar y a mejorar como jugador, también tendrás que mejorar todo lo que tienes acudiendo a lugares más especializados. Existen muchos locales volcados en este deporte, lugares donde podrás entrar para elegir tu pala de ping pong, la que se convierta en tu más fiel aliada.

Pierde el miedo a competir

Este punto tiene cierta relación con el segundo, pero no por ello deja de ser menos importante. Aunque tu nivel sea bajo, no te cortes a la hora de apuntarte a competiciones, y mucho menos si formas parte de un club de jugadores. Al hacer esto estás rompiendo tu zona de confort y lanzándote a tantear cómo es el panorama a nivel general.

Perderás, tenlo por seguro, ganar cada partido es algo imposible, salvo que tengas un don divino. Cuanto antes lo asumas mejor encajarás las derrotarás y más saborearás las victorias que te aguardan.

Toma nota de todo esto, porque es esencial no solo para empezar, sino también para mantenerte dentro de todo el mundo competitivo que rodea al tenis de mesa. Puede parecer un deporte inocente, pero la habilidad y las capacidades físicas que hay que tener para realmente conseguir grandes resultados no están al alcance de cualquiera.

No decaigas, no desistas. Si deseas competir y jugar con profesionales, entonces solo te queda entrenar y jugar. Practicar cuanto puedas y jamás venirte abajo por una derrota. El camino no es fácil, pero sí muy satisfactorio.