Inicio Actualidad Contraataque a los grandes medios demócratas: Project Veritas demandará al New York...

Contraataque a los grandes medios demócratas: Project Veritas demandará al New York Times por difamación

El grupo de investigación periodístico que reveló actos de corrupción y fraude electoral en el Estado de Minnesota demandará al New York Times y otros medios demócratas que los difamaron y tildaron su investigación de armada.

La pasada semana, el grupo de investigación periodística Project Veritas difundió un nuevo reportaje que detalla el fraude y la compra de votos en la comunidad somalí del Estado de Minnesota por parte de la diputada radical Ilhan Omar y otros miembros del Partido Demócrata.

La investigación, que contó con testimonios, cámaras ocultas y mea culpas de muchos actores del fraude, rápidamente adquirió cobertura nacional y llegó hasta la oficina del presidente Donald Trump, quien expresó su preocupación sobre este tema.

En síntesis, los demócratas en Estados claves como Minnesota están empleando punteros políticos para recolectar votos por mail (también llamados votos en ausencia, ya que se considera que el votante no puede asistir a las urnas y por eso emite su voto enviando un correo) antes que sean completados, y luego los llenan ellos mismos votando al candidato del Partido Demócrata. Estos punteros se aprovechan de jóvenes y de ancianos que no entienden del todo bien el moderno sistema de voto por mail.

Debido a la repercusión, muchos medios demócratas salieron a denunciar y cuestionar la veracidad del reportaje, incluso aludiendo una cuestión de «racismo e islamofobia» contra la diputada Omar.

Por ello, el fundador del grupo de Project Veritas, James O’Keefe, aseguró que él y su grupo llevarán a la justicia a la cadena local de noticias Fox 9 y al diario demócrata The New York Times, por haber reportado que esta investigación fue falsa y que se le pagó a los testigos para que digan lo que dijeron.

El primero en difamar a Project Veritas fue la cadena local de noticias Fox 9, en el Estado de Minnesota, que mostró una entrevista a uno de los testigos, Liban Mohamed Osman, quien habló con el canal de la comunidad somalí luego de haber aparecido en la investigación admitiendo el fraude que le hacían hacer los demócratas.

En la entrevista, Osman, señalado como un puntero político y recolector ilegal de votos por mail, afirmó que Project Veritas «le tendió una trampa y el reportaje es falso» y que un emisario del grupo le ofreció la suma de 10.000 dólares «para mentir y tergiversar la historia».

Sin embargo, el reportaje de O’Keefe es infalible en este aspecto: Liban en el video aparece con más de 300 boletas electorales, lo cual constituye un delito en Minnesota, dejando al descubierto su propio crimen. El mismo Osman también admite que el video «es incriminatorio» pero sostiene su inocencia y alega que el video fue «adulterado», aunque sin pruebas al respecto.

Osman sigue con su versión de los hechos y realiza declaraciones que lo comprometen aún más: asegura que sí ofició como recolector de votos en ausencia «pero solo para personas ancianas y enfermas que él conocía». Además, como si le hubiesen dado ordenes de arriba, sostiene que esos votos en ausencia estaban dirigidos a su hermano, por ese entonces candidato al Concejo Municipal de la ciudad de Minneapolis, no a la diputada Omar.

También, el entrevistado intenta desacreditar el testimonio de Omar Jamal, un activista de la comunidad somalí que atestiguó y detalló cómo funciona el fraude y la compra de votos en su zona por parte de la diputada Ilhan Omar y otros políticos del Partido Demócrata.
La acusación no tiene sustento alguno, ya que en el mismo reportaje compartido por Veritas se encuentran videos donde se puede apreciar el intercambio de dinero a cambio de un voto para Omar.

Otro de los cuestionamientos con el que se trató de desacreditar la labor investigativa encabezada por O’Keefe fue basado en el supuesto de que se habían hecho mal las traducciones desde el idioma somalí al inglés, hecho que fue también desestimado, ya que Project Veritas posee un traductor certificado por la Corte que avala todo lo contado.

El siguiente que trató de difamar la investigación fue el famoso conductor Joe Rogan a través de su podcast, en donde trató de falsa la historia de la colecta ilegal de votos en el Estado de Minnesota. O’Keefe le respondió a Rogan recordándole que posee un historial impecable y que, en pasadas ocasiones, ha ganado litigaciones en dónde se los acusa de difundir información falsa.