Crece la presión interna a Puigdemont para que convoque elecciones

Gana peso la opción de convocar elecciones en el seno del Govern mientras, según ha podido saber EL PERIÓDICO, en un documento interno la Moncloa exige unos comicios netamente autonómicos, sin DUI ni promesas de independencia posteriores. Los ‘consellers’ Joaquim Forn,  Meritxell Borràs, Toni Comin y Santi Vila estarían claramente por la tesis de convocar elecciones. Este último incluso advirtiendo de que podría dejar el Govern en caso contrario. El vicepresidente Oriol Junqueras habría evitado posicionarse,y  el ‘president’ Puigdemont podría haber dado a entender que sí compra la tesis de las elecciones. Puigdemont habría manifestado a su partido que sí acepta convocar elecciones sin declaración de independencia. Una declaración que en cambio dan por hecho otras fuentes de Junts pel Sí y exigen las entidades soberanistas.

La posición oficial del PDECat, expresada por la coordinadora general Marta Pascal, es que hay que cumplir con el mandato del 1 de octubre. Pero Pascal evita concretar explícitamente si ello ha de equivaler a la declaración de independencia. Turull ha evitado responder a la pregunta sobre los comicios escudándose en que cualquier decisión se tomará de forma conjunta con Junts pel Sí: “No es un tema de especulaciones, de escenarios, es de decisiones y la decisión se tomará conjuntamente con el Parlament y los grupos que conforman la mayoría en el Parlament”. Tampoco ha contestado a la pregunta de si el pleno del Parlament que se iniciará este jueves proclamará la independencia. “La reacción política al 155 y la respuesta política al mandato democrático se dará de forma conjunta” se ha limitado a apuntar.

El rechazo de la CUP y de dirigentes de ERC

Horas antes, el diputado ‘cupaire’ Carles Riera sostenía que a su grupo le consta que el Govern tiene “sobre la mesa” convocar elecciones. La CUP mostraba su rechazo frontal a esta posibilidad porque sería “demoledor y mortal” para el proceso de independencia. También la secretaria general de ERC, Marta Rovira, tuiteaba de forma inequívoca: “Ya tenemos un mandato democrático: el del referéndum del 1-O. Es la única manera de superar la represión política y el artículo 155. Vamos directos hacia la República, ¡ya!”.

Lo que exige La Moncloa para frenar el 155

Por su lado, el Gobierno central decidió endurecer su posición en la noche del lunes al concluir, según fuentes del Ejecutivo y del PP, que las elecciones que Puigdemont tiene sobre su mesa no son precisamente las que se le demandaban, esto es, unas convocadas a través de la ley orgánica de régimen electoral general (LOREG). Esas fuentes subrayan que tienen indicios de que el ‘president’ –sin prejuzgar si finalmente se lanza o no a seguir este camino- baraja impulsar una convocatoria electoral que llegue acompañada de una inminente declaración unilateral de independencia (DUI) o, como segunda posibilidad,  unos comicios ligados al compromiso de la secesión inmediata si el independentismo vence por mayoría en las urnas.

Así las cosas, los conservadores dan ya por descartado que la Generalitat vaya a sorprender con una convocatoria tradicional de elecciones como se le viene reclamando para frenar el despliegue del artículo 155 de la Constitución, por lo que han decidido poner fin a este tipo de llamamientos. Han cerrado la puerta a dejar en suspenso la intervención de competencias y sustitución de ‘consellers’ si desde Catalunya se ponían las urnas para unas autonómicas. O para ser exactos: han dejado una rendija tan estrecha como compleja de transitar para el jefe del Govern, puesto que se le exige que renuncie pública y expresamente a la independencia de forma definitiva si quiere evitar la intervención. Así lo recoge un documento interno que manejaban este martes los altos cargos del PP, al que tuvo acceso este diario.

¿Cara a cara en el Senado el jueves?

Mientras, en el Senado se ofrece al ‘president’ Puigdemont para que acuda al Senado el jueves a las cinco de la tarde o el viernes en el pleno matutino a partir de las diez para defender sus alegaciones. En ambos casos la Cámara Alta baraja la posibilidad de que el ‘president’ mantenga un cara a cara con su homólogo en el Gobierno, Mariano Rajoy. El pleno del Parlament se ha fijado para el jueves a las diez de la mañana, lo cual permitiría a Puigdemont concentrar el debate en sesión matinal y viajar de inmediato a Madrid para estar a las cinco en la Cámara Alta. O comparecer el viernes.  Este martes Turull se ha quejado de que Senado no está facilitando las cosas con las fechas que propone, porque se solapan con el pleno del Parlament que comienza el jueves. “La voluntad [de Puigdemont] es estar pero estamos empezando a deducir que haya la voluntad de que no sea posible en relación a lo que se nos dijo inicialmente”, ha explicado el portavoz. “Parece que no haya ganas de que vaya”, ha añadido, si bien ha asegurado que, respecto a la oferta del Senado de un cara a cara con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, “no nos da ningún miedo el debate”.

Acciones contra el 155

Turull ha anunciado una serie de acciones concretas contra la aplicación del 155, al margen de las que se hagan conjuntamente con los grupos soberanistas del Parlament. Estas medidas incluyen presentar un conflicto de competencias ante el Tribunal Constitucional, un recurso de amparo ante el mismo TC y recursos por la vía contencioso-administrativa ante el Supremo.

Loading...