Inicio Actualidad Crisis de Gobierno: Carmen Calvo huele a chamusquina

Crisis de Gobierno: Carmen Calvo huele a chamusquina

Pedro Sánchez y Carmen Calvo.

Juan Pardo.- Iván Redondo que no es muy inteligente compensa esta falta con su traicionera ruindad. Todos sabemos que para disimular la escasez de medidas que aviven el desarrollo y la prosperidad, hay que hacer una mal llamada crisis de Gobierno. O sea, quitar competencias a unos ministerios, agregarlas a otros y dilapidar algunos ministros con toda su tropa.

Iván despacha con Carmen Calvo y le da la relación de ministros a los que hay que “cambiar” y hasta incluso eliminar dos ministerios que, posteriormente y con un pequeño matiz en el nombre de sus carteras serían ocupadas por una vasca y una catalana puigdemontista, esta sería ministra para el diálogo. Pero cambia dos nombres de ministros, no ministras, a cesar y la egabrense, torpe como una mula, filtra dicho informe a unos de sus medios afines, en este caso a la Sexta que, al instante, capta la jugada de Redondo y no propaga nada.

Al mismo tiempo, el gurú socialista, pasa la lista de ministros a proscribir, la que ± habían acordado, solo que incluye a Marlaska y Sánchez le recrimina: “Este, no”, aunque él me ha pedido varias veces que inste a la representación mundial de la diversidad sexual LGBT y, de esa forma nos quitamos el muerto de encima.

Pasan los días y Carmen Calvo se dedica a buscar un medio afín al PSOE para comunicar la falsa lista que le expuso Iván. Cuando llega Pedro Sánchez de uno de sus tantos viajes, le encasqueta la lista en presencia de Ábalos. Sánchez se sorprende y Ábalos le dice medio en broma: “carga tu con ese muerto que no has encontrado cementerio donde enterrarle”.

Ese mismo día se reúnen e Iván Redondo le dice en presencia de Pedro Sánchez: Tu única misión en el partido es filtrar todos los acuerdos que con mayor o menor acierto hemos acordado. Por ejemplo, Abengoa, que con mucha suerte hemos podido endosar a Susana, tiro que nos devolverá en las primarias.

Todo parece indicar que el cambio de ministros que, en principio, sería junto a la aprobación de los indultos, se va a posponer para después del verano, aunque ninguna fecha es desechable.

Pedro Sánchez sabe que tiene ministros que le dan graves problemas (su vicepresidenta primera, Carmen Calvo; el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá; el de Interior, Fernando Grande-Marlaska y la de Exteriores, Arancha González-Laya principalmente); otros que no le dan problemas, pero que se han demostrado en la práctica ineficaces y sin apenas capacidad política (la vicepresidenta Teresa Ribera, el ministro de Ciencia, Pedro Duque; la de Industria, Reyes Maroto; y el de Universidades, Manuel Castells).

[email protected]