Inicio Actualidad Críticas al nombramiento de delegados autonómicos en clave interna del PSOE

Críticas al nombramiento de delegados autonómicos en clave interna del PSOE

El Ejecutivo que preside Pedro Sánchez se ha visto obligado a tener que negar este martes que el relevo de los delegados del Gobierno en Andalucía, Madrid y Galicia se haya realizado en clave interna ante hipotéticos cambios en las direcciones del PSOE en esos partidos. En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha rechazado esa interpretación y ha asegurado que estos nombramientos se deben exclusivamente a la necesidad de dar un nuevo impulso a las delegaciones para trasladar con nitidez las políticas que está desarrollando el Gobierno.

«No hay que hacer ninguna otra lectura, ni en clave orgánica ni en clave de ningún otro tipo», ha recalcado tras le consejo de ministros en el que se ha nombrado al hasta ahora alcalde de Baza (Granada), Pedro Fernández, como delegado del Gobierno en Andalucía, mientras que para ese puesto en Madrid se ha optado por la portavoz adjunta del ayuntamiento de la capital, Mercedes González. Para Galicia, el Ejecutivo ha designado al alcalde de Ames (La Coruña), José Miñones.

No obstante, fuentes socialistas señalan que los delegados nombrados este martes responden a perfiles «de refresco» ante el proceso de congresos territoriales del partido que se sucederán desde que se celebre el 40 Congreso Federal del 15 al 17 de octubre en Valencia, hasta final de año. Los nombramientos se realizan en tres comunidades en las que el PSOE no gobierna y en las que la Ejecutiva de Sánchez cree necesaria una reactivación del partido que le permita afrontar con mejores expectativas próximas citas electorales.

Especial significado tiene el cambio en Andalucía ante la pretensión de la secretaria general socialista en esta comunidad, Susana Díaz, de optar a la reelección y los deseos de la cúpula de Ferraz de impulsar para ese puesto al alcalde de Sevilla, Juan Espadas. Oficialmente, la dirección del PSOE se remite a las primarias que se celebrarían en caso de que hubiera más de un candidato y sin decantarse por nadie en concreto, pero movimientos como el cambio en la delegación del Gobierno evidencian sus aspiraciones.

El nuevo delegado sustituye a Sandra García, afín a Susana Díaz y cuyo nombramiento fue el resultado de negociaciones entre las direcciones federal y territorial del partido. Sólo ha estado trece meses en el cargo tras haber ocupado el puesto de delegada de la Junta en Granada durante el periodo en que Susana Díaz ocupó la presidencia del Gobierno andaluz.

En Madrid se han aprovechado los cambios derivados de la convocatoria de elecciones autonómicas el 4 de mayo para hacer el relevo en la Delegación del Gobierno. La secretaria de Estado de Deportes, Irene Lozano, ha pasado a formar parte de la lista de Ángel Gabilondo a esos comicios y el cargo lo ocupará José Manuel Franco, hasta ahora delegado del Ejecutivo. Franco es el secretario general de los socialistas madrileños y las fuentes citadas reconocen que Sánchez pretende dar un impulso a esta federación para intentar mejorar los resultados electorales del partido.

Al igual que en Andalucía o Galicia, las fuentes socialistas señalan que no se trata de que se esté pensando en los nuevos delegados para que pudieran liderar la renovación, pero sí para ser piezas destacadas en los nuevos equipos que podrían surgir de sus respectivos congresos.

En Galicia, Sánchez ha elegido para la delegación del Gobierno a José Miñones, un crítico con el actual secretario general del partido en esta comunidad, Gonzalo Caballero, tras los malos resultados del PSOE en las últimas elecciones autonómicas. Miñones ya había sido designado semanas atrás por Ferraz como integrante del equipo responsable de la ponencia socialista para el 40 Congreso del PSOE en el área de España Municipal y Mundo Rural.