Cuántos partidos de sanción puede recibir Cristiano por el empujón leve

27

El árbitro del partido de ida de la Supercopa de España, Ricardo de Burgos Bengoetxea, señaló el domingo en el acta posterior al encuentro que “una vez mostrada la tarjeta roja”, Cristiano Ronaldo lo “empujó levemente en señal de disconformidad”. Iban 81 minutos de partido, el Real Madrid vencía al Barcelona 1-2 con un golazo del portugués, que entró al área a disputar un balón con Umtiti y se dejó caer al sentir el contacto con el zaguero francés. Burgos Bengoetxea consideró que el jugador había simulado para sacar ventaja, lo amonestó por segunda vez en dos minutos (antes se había quitado la camiseta para festejar su tanto) y lo expulsó. Hay tres antecedentes recientes sobre excesos en el contacto físico con los árbitros: Messi, Simeone y Livaja, exdelantero de Las Palmas.

La del croata Marko Livaja es tal vez la situación más similar con lo que Cristiano protagonizó el domingo en Barcelona. El delantero jugaba para Las Palmas, la pasada temporada, ante el Alavés. Tras una fuerte entrada, el colegiado decidió expulsarlo directamente y el jugador reaccionó y lo empujó en el hombro izquierdo. El empujón de Livaja es similar al de Ronaldo. El árbitro, sin embargo, en aquella acta dijo que el atacante le había lanzado “un empujón sobre el hombro izquierdo”. Livaja recibió entonces cinco jornadas de sanción por el Comité de Competición y se perdió el resto de la temporada. La principal diferencia con el caso de Ronaldo es la calificación que Burgos Bengoetxea le dio al empujón del portugués al que calificó de leve. La lógica indica que sobre Ronaldo debería caer una sanción menor a la del delantero de Las Palmas de la última temporada, por lo que puede esperarse algo entre tres y cuatro partidos.

En 2014, Diego Pablo Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, le dio dos palmadas en la cabeza al cuarto árbitro también durante un partido de Supercopa ante el Real Madrid. El técnico argentino, que reclamaba que Juanfran pudiera ingresar nuevamente al campo tras ser atendido, se enfadó con el árbitro del encuentro, que lo expulsó, y terminó descargando su ira contra el cuarto colegiado a quien le pegó dos veces en la nuca con la palma de la mano. “Una vez expulsado, se dirigió al cuarto árbitro golpeándolo con la mano abierta en la cabeza, en dos ocasiones”, reflejó el acta del árbitro de aquel partido. A Simeone le cayeron ocho partidos de sanción, pero solo cuatro por los dos golpes. Los otras fueron por aplaudir, por no retirarse a vestuarios y por la expulsión en sí.

Lionel Messi también empujó a un árbitro en un partido contra el Real Madrid. Fue en el 2-6 en el Bernabéu y el colegiado era Alberto Undiano. Messi se iba hacia el arco protegido por Casillas y Undiano se interpuso en su camino. El argentino intentó apartarlo con un fuerte empujón, la jugada se detuvo y el árbitro no incluyó nada en el acta.