Cuatro bomberos de la Generalitat testifican ante el juez por incitación al odio el 1-O

6

Cuatro bomberos de la Generalitat han testificado en el Juzgado de Reus, en Tarragona, como investigados por un presunto delito de malversación y otro de incitación al odio por sus actuaciones contra los agentes de la Policía Nacional que estaban alojados en la ciudad a propósito del 1-O.

En declaraciones a Europa Press, el abogado de uno de ellos, de la asociación Advocats Voluntaris 1-O de Reus, Daniel Recasens, ha explicado que solo han declarado a preguntas de sus abogados y han explicado que participaron en la manifestación durante el paro general del 3 de octubre haciendo uso del legítimo derecho a manifestación y en ningún caso tuvieron una conducta punible.

Los abogados tienen previsto pedir en breve que se archive la causa al no existir delito una vez se concluyan todas las diligencias de investigación prevista, ha puntualizado Recasens.

En total el juzgado ha citado en los últimos meses a nueve bomberos por delitos de malversación e incitación al odio al haber vestido el equipamiento de los Bomberos de la Generalitat durante la protesta el 3 de octubre contra la presencia de los agentes de la Policía Nacional en un hotel de la ciudad.

En la causa, la juez investiga a 13 personas –tras una denuncia de la Policía Nacional–, incluido al alcalde, Carles Pellicer (PDeCAT), por la polémica tras una concentración el 3 de octubre contra la presencia de los agentes en un hotel de la ciudad.

Al mediodía de esa jornada se convocó delante del Hotel Gaudí de Reus, donde estaban hospedados los agentes, una manifestación contra su estancia en la localidad y, por otra parte, los grupos municipales firmaron el escrito que criticaba “la violencia brutal e injustificable” del dispositivo.

La jueza investiga la participación de los bomberos y ya pidió en un auto anterior que le informasen sobre las salidas que ese día hicieron con los camiones y, concretamente, si en esa mañana salió del parque algún vehículo para desplazarse frente al hotel donde estaban los agentes hospedados.

También están siendo investigados dentro de esta causa Pellicer y varios concejales por firmar el manifiesto sobre la policía.

Al ser interrogado por la juez, el alcalde defendió que el manifiesto se firmó “a favor de la convivencia” y que con ese escrito reivindicaban la convivencia ciudadana y volver a la normalidad después de los hechos del 1 de octubre.

El escrito, firmado por los portavoces municipales del PDeCAT-CiU, CUP, ERC y Ara Reus, sostenía que la convivencia se alteró con la llegada a Reus de la Guardia Civil y la Policía Nacional –que se alojaron en hoteles de la ciudad– y criticaba la intervención policial en la jornada de votaciones.