Cuatro esperanzadores testimonios de mujeres que vencieron al cáncer de mama

Lourdes, Olga, Eva y Bridget no son cuatro nombres aleatorios. Todas ellas superaron un cáncer de mama y cuentan qué cambios físicos y emocionales se produjeron en sus vidas a lo largo de ese proceso.

Para ellas la palabra cáncer ya no es una palabra maldita. El cáncer les ha cambiado las prioridades de la vida. Confiesan que, como cualquier otro ser humano, tienen días malos y problemas con los que lidiar, pero han aprendido a relativizar y a salir fortalecidas de una experiencia tan dura.

Cuando le dijeron a Lourdes que tenía cáncer no se lo podía creer. Su cabeza se encontraba invadida de pensamientos de rabia e injusticia. Eva, por su parte, sintió incertidumbre y miedo, sobre todo, por sus hijos, que eran muy pequeños. “No pensaba en mí, no podía quitarme de la cabeza a mis hijos”, confiesa Eva.

De una situación muy negativa y muy dura he sacado muchas cosas positivas. He descubierto cosas de mí misma que ni tan siquiera conocía”

El caso de Olga es muy particular. “Mi padre había padecido cáncer hasta en tres ocasiones y algo dentro de mí me decía que mi cuerpo no estaba bien”. Olga –que por aquel entonces tenía 30 años– tenía muy claro que su visita pendiente era viajar al Perú, antes que a su médico. Posteriormente, inició “mi gran viaje, la enfermedad” y, con ello, el tratamiento que interrumpió su menstruación y disminuyó las posibilidades de ser madre. A día de hoy, y ante todo pronóstico, es madre de una niña de 2 años llamada Jana. Un estudio realizado por la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) ha descartado que las mujeres que se quedan embarazadas tras superar un cáncer de mama tengan más riesgo de sufrir una recaída, y el caso de Olga es un claro ejemplo.

“De una situación muy negativa y muy dura he sacado muchas cosas positivas. He descubierto cosas de mí misma que ni tan siquiera conocía”, cuenta una Bridget visiblemente emocionada y segura de sus palabras. Esta valiente mujer tenía muy claro que, cuando le sacaran el ‘gremlin’ (tal y como ella lo llama), ayudaría a otras mujeres a superar el cáncer y así lo hace en la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en las mujeres occidentales. Concretamente, en España se diagnostican alrededor de 25.000 nuevos cánceres de mama al año. Cada año disponemos de mayor información para diagnosticar precozmente y tratar el cáncer de mama, lo que ha permitido que la supervivencia global a los 5 años del diagnóstico de este tumor sea del 82,8% en nuestro país, datos por encima de la media europea.

Las cicatrices que les ha dejado la enfermedad, tanto las que se ven como las que no, ya no las miran como una mutilación, sino como una batalla ganada y una motivación más para celebrar la vida.

Según un estudio

Las mujeres que se quedan embarazadas tras superar un cáncer de mama no tienen más riesgo de sufrir una recaída

Loading...