Inicio Actualidad Cuatro pruebas irrefutables demuestran la falsedad de la acusación de extorsión a...

Cuatro pruebas irrefutables demuestran la falsedad de la acusación de extorsión a la Infanta

PRIMERA PRUEBA.- La primera prueba irrefutable de esa falsedad de acusación de extorsión, es la cita a Miguel Bernad por parte del ex presidente de La Caixa, Isidro Fainé, en la sede principal en Barcelona, donde el Sr. Fainé le solicita la posibilidad de retirar la acusación contra la Infanta, por “razones de estado”.

El Sr. Fainé, designa a un abogado de su confianza, José María Mas Millet, para elaborar un borrador de desistimiento. Ni por el Sr. Fainé, ni por el Sr. Bernad, en ningún momento se piden contraprestaciones.

SEGUNDA PRUEBA.- El borrador descrito de desimputación, elaborado por el Sr. Más Millet, y el Sr. Bernad. En el se incluía la desimputación siempre y cuando, la Infanta y su esposo, Ignacio Urdangarin, reconociesen el delito y devolviesen el dinero.

TERCERA PRUEBA.- El e-mail que el Sr. Bernad remitió al Notario de Madrid, Rafael de la Fuente, para que elaborara un acta de manifestación donde el Sr. Bernad relataba como el abogado de la Infanta, Miguel Roca, utiliza a un testaferro, Jaime Alonso, a la sazón, Presidente de la Fundación Francisco Franco, ofreciendo tres millones de euros para que se retirara la acusación contra la Infanta.

CUARTA PRUEBA.- El testimonio en instrucción del empresario catalán Lorenzo González. En el contexto de ofrecimiento por parte del entorno de la Infanta, el testimonio del empresario catalán, Lorenzo González es esclarecedor, se le ofrece, un crédito empresarial a fondo perdido, a cambio de que Miguel Bernad retirase la acusación contra la Infanta. Miguel Bernad y Lorenzo González mantienen una relación de amistad.

El ofrecimiento lo efectúa el Director General de La Fundación La Caixa, Jaime Giró, donde la Infanta estaba contratada.

Estas cuatro pruebas irrefutables han sido ocultadas dolosamente en la fase de instrucción pues desmontaban la gran falacia, la gran mentira de extorsión por parte de Miguel Bernad.

Se trasmite a la opinión pública, con la aplicación de la pena del telediario y con la prisión y con la petición posterior de 24 años de cárcel, una extorsión inexistente, cuando la verdadera realidad fue y así se demostrará en el juicio oral, que fue el abogado de la Infanta, Miguel Roca el que pretendió de alguna manera extorsionar a Miguel Bernad.