El partido Centro Izquierda de España acusa a los sindicatos de posicionarse a favor del régimen totalitarista al apoyar el referéndum ilegal

El Secretario General de UGT, Josep Maria Álvarez (EFE)
Sindicatos al servicio del secesionismo y la ilegalidad. El Secretario General de UGT, Josep Maria Álvarez (EFE)

CCOO y UGT han elaborado un comunicado conjunto ante el 11-S y otro por separado sobre el 1-O, en los que ambos sindicatos defienden, de modo claro y sin reparos, la realización del referéndum anticonstitucional en Cataluña como expresión del “derecho a decidir del pueblo catalán sobre su futuro”. Ni una sola referencia al carácter ilegal, antidemocrático y antisocial de lo que ya nadie duda en calificar como “golpe de Estado” y subversión del orden democrático.

Los sindicatos ponen de manifiesto la degeneración ideológica en Cataluña

El Centro Izquierda de España (dCIDE) ha expresado su total rechazo a este apoyo, que -según indican- “pone de manifiesto la degeneración política e ideológica de unas organizaciones destinadas a defender los derechos de los trabajadores, que se han vendido servilmente al proyecto más antisocial e insolidario, como es el del nacionalismo separatista, defendiendo los intereses de una de las burguesías históricamente más antisociales y hoy más corruptas; que usa abiertamente el independentismo como coartada para el mantenimiento de sus privilegios; que utiliza las instituciones para su propio beneficio y, ahora, para aumentar su poder y control social, tratando de imponer un régimen totalitario.”

Una traición a la clase obrera

El Partido de Centro Izquierda denuncia, mediante una nota de prensa, que los sindicatos se ponen al servicio de un proyecto reaccionario, “traicionando a la clase obrera, prestándose a adoctrinar a los trabajadores, a manipularlos y someterlos a los intereses de sus explotadores, renegando de su función social de defensa de los más débiles y necesitados frente a los poderosos; que sus cúpulas se entreguen al mismo juego de poder y corrupción; que ya no disimulen de qué lado están, es algo que un partido de izquierdas como dCIDE debe denunciar con la misma rotundidad con que se opone a los secesionistas que quieren acabar con la España democrática y constitucional”.

El partido que lidera el exdiputado Antonio Robles señala el inmenso daño que CCOO y UGT están haciendo a todos los trabajadores posicionándose en contra de la legalidad vigente y del Estado común, democrático y de Derecho.

 

Loading...