Deberes y niños, qué pueden y qué no deben hacer los padres

Cómo mantener el equilirio entre ayudar y hacer sus deberes

Volver al colegio no solo supone regresar al aula. Toca retomar muchas rutinas, desde madrugar hasta los deberes por las tardes. Todo ello se incorpora al día a día de los más pequeños, quienes en algunas ocasiones pueden precisar de alguna ayuda por parte de sus padres para conseguir el éxito en todas estas actividades. Entre todas ellas, las tareas pueden ser las que más reclamen la atención de los progenitores.

Sin embargo, en algunos casos los adultos se pueden encontrar con que terminan haciendo estos deberes. Encontrar el punto intermedio entre ayudar y solucionar toda la papeleta ocupando su lugar frente a estas responsabilidades y asumiendo un papel que les toca a ellos.

Decálogo para padres: los deberes

¿Cómo encontrar el equilibrio entre un extremo y el otro? ¿Cómo apoyar y ayudar a que aprenden? Desde Kids Health se ofrece este decálogo a los padres:

1. Conocer a los profesores de su hijo y cuáles son sus objetivos. Los padres deben procurar asistir a las reuniones escolares, como las de padres y profesores, para conocer mejor las rutinas de sus hijos

2. Establecer un área adecuada para hacer los deberes. Asegurarse de que un niño dispone de un lugar bien iluminado para hacer los deberes y de que tiene a mano el material escolar necesario.

3. Establecer un horario regular para estudiar y hacer los deberes y que se adapte a otras rutinas.

4. Ayudar a diseñar un plan de trabajo. En los días en que tenga un volumen importante de deberes que lo supere o cuando tenga que iniciar una tarea escolar especialmente complicada o pesada, el padre puede dar consejos para que se organice.

5. Reducir al mínimo las distracciones.

Previa YoutubeCargando el vídeo….

6. Asegurarse de que cumple su propio trabajo. El alumno no aprenderá nada si no piensa por sí mismo y comete sus propios errores. Los padres pueden hacer sugerencias y dar indicaciones para orientar a sus hijos. Pero el aprendizaje debe estar en manos de los niños.

7. Motivar y supervisar a su hijo. Los deberes deben ser cumplidos y los padres deben preguntar por las tareas que traen e casa.

8. Dar un buen ejemplo. Sin un referente, el niño carecerá de un espejo en el que mirarse para tomar nota.

9. Elogiar su trabajo y su esfuerzo. Nada levanta más el ánimo para seguir trabajando que un aplauso al trabajo bien hecho.

10. Si los problemas con los deberes escolares se mantiene, hay que pedir ayuda. Nada mejor para ello que al respecto con el profesor. Hay alumnos que tienen problemas para ver bien la pizarra y precisan llevar; otros pueden necesitar que una evaluación por posibles problemas de aprendizaje o un trastorno por déficit de atención.

Damián Montero

Te puede interesar:

– Ayudarle a hacer los deberes no es ayudarle

– España, quinto país que pone más deberes

Piden la racionalización de los deberes

Loading...