Inicio Actualidad Declaran persona no grata a Evo Morales en el Congreso peruano

Declaran persona no grata a Evo Morales en el Congreso peruano

La Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso peruano, encabezada por Ernesto Bustamante (Fuerza Popular), acordó declarar persona no grata al expresidente de Bolivia Evo Morales por “su negativo activismo político en el Perú y su evidente injerencia e intromisión en la agenda política”.

“La Comisión de Relaciones Exterior del Congreso de la República del Perú, acuerda: Declarar persona non grata a Juan Evo Morales Morales Ayma en nuestro país por su negativo activismo político en el Perú y su evidente injerencia e intromisión en la agenda política, social y económica del gobierno del Perú, en claro perjuicio de los intereses del pueblo peruano; exhortando a las autoridades competentes que se prohíba su ingreso a nuestro país para estos propósitos”, establece parte del pronunciamiento de la Comisión que no lleva firmas.

En las justificaciones, la Comisión de Exteriores recordó que Morales visita el Perú “reiteradamente” desde julio para sostener reuniones proselitistas con organizaciones políticas y gremios, siendo atendido con vehículos oficiales y seguridad del Estado; esto último durante el tiempo en que el exguerrillero y simpatizante de la dictadura cubana, Héctor Béjar, ocupó la Cancillería.

De acuerdo con el grupo de trabajo legislativo, el líder cocalero incluye en su agenda por el Perú la estatización de recursos naturales, nacionalización de los hidrocarburos, separación de tierras quechuas y aymaras en la nación peruana y el manifestarse contra organizaciones como la DEA y USAID.

Asimismo, la Comisión de Relaciones Exteriores recordó que Morales convocó para el 20 y 21 de diciembre al foro Runasur en la ciudad del Cuzco -donde ha instalado una oficina de enlace de su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS)-, lo que sería una “falta al respeto del pueblo peruano”.

En agosto, el Pleno del Congreso del Perú rechazó una moción similar presentada por la legisladora Norma Yarrow (Avanza País), que exhortaba a Morales a que deje de hacer comentarios sobre la política peruana.

“Evo Morales viene al Perú a reunirse con ministros, a reunirse con sindicatos, a opinar que el país debe ir a una Asamblea Constituyente, proclamó como presidente a Castillo en sus redes sociales aun cuando el jurado electoral todavía no oficializaba los resultados de la segunda vuelta, cuestionó a las fuerzas democráticas de la derecha peruana que pedían transparencia en el conteo de votos”, dijo Yarrow en una entrevista para La Gaceta de la Iberoesfera.

“Una persona que se inmiscuye en nuestras políticas nacionales no es alguien que sume, todo lo contrario, resta, sobre todo en la situación en la que el Perú se encuentra en este momento. Morales no está solo de visita o porque le interese la problemática de nuestro país, su objetivo es concretar los fines de los movimientos radicales a los que representa para sumar al Perú a la lista de países que tienen la ideología bolivariana. Con esta moción quiero dejar claro que ningún exmandatario, menos con este tipo de ideologías, puede venir al Perú a meter la mano a nuestra política interna”, prosiguió Yarrow.

La comisión ha solicitado a los Ministerios del Interior y de Defensa “tomar las acciones necesarias” en aras de cumplir el acuerdo.

Morales responde

Evo Morales respondió a la Comisión de Exteriores del parlamento peruano través de su cuenta de Twitter, victimizándose y arguyendo que esta decisión sería por “racismo”, un discurso que repite cada vez que alguien se opone a sus planes.

“Unidad y solidaridad están por encima de alguna declaración de un grupo de congresistas, esperamos que no sean parte del racismo”, escribió.

Runasur, un peligro para Hispanoamérica

Desde que Pedro Castillo ocupó el Poder Ejecutivo el pasado 28 de julio, Evo Morales ha visitado numerosas ocasiones el Perú, apuntando al sur andino -que comparte frontera con Bolivia- para sus planes de expansión política.

De acuerdo con el dominical Panorama, la oficina que opera en territorio peruano bajo el nombre de Movimiento al Socialismo- Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP)-, imparte talleres de formación ideológica a las organizaciones sociales afines al gobierno de Pedro Castillo.

“Es insólito que la más poderosa de las organizaciones políticas de un país vecino siente bases en nuestro territorio con el evidente propósito de servir sus intereses desde el Perú. Un logro que, probablemente, no han concretado varios de los partidos actualmente representados en el Congreso. Debemos preguntar si el MAS pidió autorización para instalar su sede cusqueña”, advierte Eduardo Ponce Vivanco, exrector de la Academia Diplomática del Perú y exviceministro de Política Internacional.

“¿Quién se la dio?  ¿La Cancillería? ¿El Presidente de la República? ¿La PCM? ¿El gobierno regional del Cuzco? ¿El Congreso tiene conocimiento de esa supuesta autorización? Los ciudadanos tenemos derecho a saberlo porque el interés nacional está de por medio. Todos vemos que Evo Morales entra y sale del Perú como de su propia casa, luego de las arengas y actividades de propaganda política en las que incurre sin el menor recato, violentando el principio de no intervención”, inquirió Ponce Vivanco.

Evo Morales se reunió en agosto con Pedro Castillo en Lima para comprometer al Perú en su proyecto “América Plurinacional”, un plan impulsado por movimientos indígenas, sociales e intelectuales asociados al comunismo bolivariano desde el foro Runasur, una iniciativa del expresidente de Bolivia para imponer su proyecto político en el continente.

De acuerdo con Morales, “América Plurinacional” plantea una oposición al intervencionismo y la injerencia, haciendo énfasis en la defensa de los recursos naturales, la redistribución de la riqueza y la solidaridad de los pueblos, rechazando además el capitalismo y el consumismo “por ser un sistema fallido que provoca desigualdad, muerte y destrucción”, como señala el punto número 5 del decálogo de Runasur, presentado el pasado 2 de agosto.

Para diciembre de este año, Morales planea reunir a toda su camarilla en territorio peruano, pero el Congreso ha respondido con contundencia, aunque es muy probable que el gobierno de Castillo, funcional a los intereses de las dictaduras bolivarianas, apenas y reciba las exhortaciones de la comisión parlamentaria.


Publicidad