Inicio Actualidad Denis Suárez, el último canterano abocado al traspaso

Denis Suárez, el último canterano abocado al traspaso

Los 90 minutos de Copa del Rey ante la Cultural Leonesa resumen la aportación hasta el momento de Denis Suárez al FC Barcelona esta temporada. Han sido los únicos minutos que ha disputado este curso el mediocentro de Salceda de Caselas, que no está contando con la tímida confianza que sí tuvo el pasado curso con Ernesto Valverde. La llegada de Arthur y Vidal, y la vuelta de Rafinha, han terminado por enterrar las opciones del vigués que está encaminado a ser otro canterano más abocado al traspaso en el Camp Nou.

Cabe destacar que una lesión este pasado verano ha lastrado más de la cuenta a Denis Suárez en este arranque de competición, se ha quedado descolgado del resto de compañeros. Su bíceps femoral dijo basta y tuvo que parar. La dolencia no evolucionó como esperaban y estuvo más tiempo del previsto de bajo. No fue hasta finales de septiembre cuando recibió la primera convocatoria esta temporada, ante el Girona, pero no saldría del banquillo. Tras ella, se sentó también ante el Tottenham Hotspur en Champions League y ante el Valencia, en partidos consecutivos, para desaparecer hasta el encuentro copero. De hecho, fue convocado para el Clásico ante el Real Madrid, y fue el descarte por delante del canterano Chumi.

Deulofeu, Tello, Bartra, Pedro… fueron los últimos talentos de la cantera culé que tuvieron que salir del Camp Nou para encontrar su sitio y que sea reconocido su talento en otro club. Sin sitio, parece que el destino de Denis Suárez está lejos del Barcelona, abocado a una salida más pronto que tarde.

ADN blaugrana

Denis reunía todos los ingredientes que requería un canterano culé. Tenía el ADN blaugrana tras su formación en la cantera del Celta de Vigo y tras su paso por el Manchester City. Es por ello que despuntó en el Barça B en Segunda y saltó al escaparate de Primera División. Sus cesiones consecutivas en Sevilla y Villarreal –vendido y recomprado–, donde dejó en ambos un buen sabor de boca, sirvió para que Barcelona decidieran apostar y quedarse con él en 2016.

Luis Enrique le mimó y le dio confianza en su último año en el Barcelona, primero del mediocentro, la 2016/17. Fue la temporada que más minutos disputó el vigués. Tras aquello, llegó Ernesto Valverde. No se olvidó de él aunque disminuyó en gran medida su aportación la pasada temporada para acabar en el ostracismo en esta.