Descubren la razón por la que son tan grandes las ballenas

3

La ballenas se definen como el mamífero más grande que existe. Un animal gigantesco que alcanza unas dimensiones similares a las de una casa que vaga por los océanos y cuya belleza parece casi tan ilimitada como su tamaño. Sin embargo, un nuevo estudio de la Universidad de Stanford ha determinado que el crecimiento de los mamíferos es mucho más limitado en el medio marino que en el terrestre. Cabe destacar que este hallazgo supone un cambio en las teorías convencionales que aseguraban justamente lo contrario. Te lo contamos.

Tamaño limitado

Ballena en pleno salto

Un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford, liderados por  Will Gearty y Jonathan Payne, han descubierto que el tamaño de los mamíferos marinos está limitado por la acción del propio mar. Es decir, la necesidad de retener el calor, unida a la dificultad para obtener alimentos, incide en un crecimiento que se produce en mayor medida en la superficie. “Muchos consideran que el agua ha sido una liberación para los mamíferos, pero lo que estamos viendo es que en realidad es más restrictivo. No es que el agua te permita ser un gran mamífero, sino que tienes que ser un gran mamífero para estar en el agua; no tienes otras opciones”, comenta Payne en un comunicado publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los mamíferos de mar como las ballenas suelen tener una forma corporal oblonga. Es decir, estos organismos no están directamente relacionados entre sí sino que adquirieron ese forma tan peculiar por medio de un proceso de adaptación al medio. Para demostrar estos datos, los investigadores realizaron el análisis de un total de 3.8000 especies de mamíferos vivos y 3.000 fósiles. Una investigación que demostró con creces que los animales terrestres consiguieron adaptarse rápidamente al agua hasta llegar a evolucionar y adquirir unas nuevas formas. Las ballenas, por ejemplo, se enmarcan como el extremo de esta teoría, ya que son cetáceos que gastan mucha menos energía para alimentarse gracias a sus filtros naturales. Un rasgo que les permite crecer mucho más que el resto de organismos marinos.