Inicio Actualidad ¿Deudas por el confinamiento? Los préstamos con ASNEF quieren hacértelo algo más...

¿Deudas por el confinamiento? Los préstamos con ASNEF quieren hacértelo algo más fácil

El confinamiento y el estado de alarma lo han cambiado todo. Ya estamos encarando la nueva normalidad, y la actividad empieza a encauzarse de cara al ritmo habitual antes de la pandemia. Sin embargo, hay muchos hogares, individuos y familias para los que todo ha cambiado por completo.

El cese de la actividad laboral ha disparado las solicitudes de las prestaciones por el ERTE, aunque también se ha convertido en el pretexto idóneo para una buena cantidad de despidos. Una situación que no lo pone fácil en muchas viviendas españolas y que, desafortunadamente, ha hecho que en muchos casos se aumente el endeudamiento al no poder afrontar diferentes pagos pendientes.

Es cierto que el ahorro de las familias aumento en 400 millones durante el primer trimestre de 2020, pero precisamente muchos de esos ahorros se han perdido en esa búsqueda de soluciones para poder afrontar el dinero endeudado. Gastos inesperados, facturas por pagar, averías que aparecen por sorpresa… Todo eso ha hecho que se tengan que realizar malabares con las cuentas mensuales y, en algunos casos, todos esos ejercicios de malabarismo han acabado en un completo desastre.

De hecho, cada vez están apareciendo más nombres en los listados de ASNEF, cosa que está complicando la situación para muchos a largo plazo. Figurar en estos índices de morosidad es sinónimo de una respuesta negativa al pedir prácticamente cualquier tipo de préstamo o crédito. Aun así, existen alternativas que sirven para poder capear este problema con la mayor soltura posible, no sin riesgo de caer en ciertas prácticas abusivas por parte de algunas entidades.

Los préstamos con ASNEF, ¿solución para la morosidad?

Los préstamos con ASNEF no son una novedad, aunque su aparición en las financieras online sí que resulta algo más novedoso. Desde hace unos años, los consumidores tienen la posibilidad de abrir una ventana de su navegador, acudir a la web de una financiera y pedir ese dinero que necesitan para recibirlo en cuestión de horas o, a lo sumo, un par de días. Una solución rápida y eficiente, pero que no se libra del peligroso doble filo de los productos financieros.

Muchas compañías, desafortunadamente, camuflan cláusulas abusivas tras promesas de soluciones eficientes para los problemas de dinero. Compañías que elevan los intereses hasta duplicar o triplicar el valor original del préstamo, que establecen plazos excesivamente rígidos, que añaden comisiones excesivas por cada solicitud de prórroga o que llegan incluso a demandar a clientes por el impago temporal de una cuota o el pago a destiempo.

Son situaciones que no hacen más que traer problemas y que, ciertamente, se pueden evitar. En ese sentido, la red también ofrece solucioens a través de comparadores online. Así, por ejemplo, puedes buscar información sobre préstamos con asnef en 24prestamo.es, web en la que se ofrecen características de cada crédito de este tipo con mayor detalle, y siempre mirando a entidades que sean verdaderamente reputadas y fiables.

Pero, ¿qué es un préstamo con ASNEF?

Un préstamo con ASNEF, como su propio nombre indica, es un producto financiero que permite al solicitante pedir la cuantía que desee incluso figurando en un registro de morosidad. Esa es su ventaja principal, ya que no cambia apenas el trámite habitual para solicitar un préstamo por internet. El proceso sigue siendo igual de rápido y sencillo, con la introducción de datos en un formulario, la solicitud de dinero y el tiempo de devolución y la confirmación de identidad.

Lo que añade es un paso extra que exige aportar documentación con la que justificar la obtención periódica de ingresos. Una nómina o cualquier otro documento parecido sirve para poder aportar esa justificación. Asimismo, la finalización del trámite suele tardar un poco más que con otros productos, pero no es una diferencia excesivamente notoria. Es algo que, a priori, pone las cosas bastante fáciles.

Pero debemos insistir, es una buena opción para afrontar determinados gastos, aunque las hay mucho mejores. Siempre es mejor recurrir al ahorro que a un crédito para solventar una deuda, ya que esto puede llevar a un sobreendeudamiento que complique las cosas todavía más. En el caso de ser una de esas familias que ha logrado aumentar sus ahorros entre enero y marzo de 2020, recurrir a ellos para esta complicada situación que pueda estar apareciendo en tu caso es la mejor forma para seguir.

Optar por un crédito con ASNEF debe ser la última vía a agotar, y debe estudiarse a fondo para evitar complicaciones mayores. Recuerda la presencia de comparadores y la importancia de analizar todas las características. De no ser así, las probabilidades de acabar demandando a la supuesta compañía profesional de turno pueden ser muy altas. Hay muchísimo intento de estafa en la red, sobre todo en el ámbito de las financieras y entidades de préstamo. La precaución nunca sobra cuando se entra en este ámbito.