Día de ‘shock’ independentista

El pasado 10 de octubre, día de la ‘DUI interruptus’ de Carles Puigdemont en el Parlament, el independentismo pasó de la excitación al gatillazo en cuestión de segundos. Pero la jornada de este jueves, o más bien algunas horas de esta jornada, han sido de auténtica conmoción secesionista. Un aturdimiento que ha evidenciado que la cacareada unidad soberanista es capaz de saltar por los aires al mínimo giro en el guion. Y este jueves han habido varios.

Tal ha sido el impacto de lo que ha sido durante unas horas la renuncia a la DUI de Puigdemont en favor de las elecciones que dos diputados del PDECat, Albert Batalla y Jordi Cuminal, han anunciado no solo su renuncia al escaño, sino también que dejaban el partido al no compartir la decisión del presidente de la Generalitat de convocar comicios para evitar la aplicación del artículo 155. Una decisión que por entonces aún no había sido confirmada por Puigdemont.

“Respeto la decisión, pero no la comparto nada. Hoy mismo renuncio como diputado y me doy de baja del PDECat”, ha anunciado en su cuenta de Twitter Batalla, que es también alcalde de La Seu d’Urgell.

“No comparto la decisión de ir a elecciones. Renuncio a mi acta de diputado y me doy de baja del PDECat”, ha coincidido Cuminal, exdirector general de comunicación de la Generalitat con el Govern de Artur Mas. Tras saber que Puigdemont renunciaba de momento a los comicios, Cuminal dejó en suspenso su decisión.

No son los únicos que han mostrado su descontento. Neus Lloveras, alcaldesa de Vilanova i la Geltrú y presidenta de la Associació de Municipis per la Independència (AMI), ha puesto también su continuidad en el partido en duda.

La traición según Rufián

Si fuerte ha sido la presión de su propio partido, los socios de Puigdemont en el Govern y en el Parlament no le han dado tregua. El diputado de ERC en el Congreso Gabriel Rufián ha llegado a insinuar que el ‘president’ había optado por la traición. “155 monedas de plata” ha tuiteado, haciendo referencia a las 30 monedas de plata por las que Judas vendió a Jesús de Nazaret.

Según el Evangelio de Mateo​, en el Nuevo Testamento cristiano, Judas Iscariote dejó en la estacada a Jesús de Nazaret por esta cantidad. Rufián cambió el número para aludir al artículo 155 de la Constitución que se está tramitando en el Senado y que supondría la intervención de la autonomía de Catalunya. Ante las críticas que recibió de algunos tuiteros, el diputado de Esquerra puntualizó que se refería a la oferta del Estado de desactivar el 155 a cambio de elecciones y renuncia al ‘procés’.

Anna Simó, vicepresidenta del Parlament catalán y dirigente de ERC, también ha mostrado su descontento: “Dejamos Palau. Nos vamos hacia la Ejecutiva Nacional extraordinaria. Después daremos la cara ante el país. Porque lo tenemos que hacer”.

En la misma línea, las JERC -juventudes de los republicanos- han hecho un llamamiento a la calle: “Fieles al mandato popular y a la gente, que ha hecho el trabajo”.

La CUP, inmisericorde

Antes incluso de que fuentes del Govern filtraran a los medios que Carles Puigdemont apuesta por renunciar a la declaración unilateral de independencia y convocar elecciones, diferentes cargos de la CUP han salido en tromba contra el cambio de rumbo del ‘president’.

“No avalaremos ningún escenario de elecciones. Reafirmamos el mandato popular del 1-O. República ahora sin más dilaciones. Sin miedo”, han publicado los anticapitalistas en su cuenta de Twitter a las diez de la mañana. Acto seguido, diversos dirigentes del partido han proseguido desde sus perfiles en la misma línea, o con mensajes más contundentes.

“Que no nos roben la República en los despachos. Ayudadnos a llevarla a la calle. De donde salió. Donde ganará pese a todo y a todos”, ha escrito la diputada Mireia Boya. “El escenario elecciones no puede ganar”, ha proseguido, y lo ha rematado con el siguiente tuit acompañado de una foto del fallecido activista Lluís Maria Xirinacs: “La traición de los líderes”.

El diputado cupero Carles Riera, por su parte, ha advertido que los independentistas tienen a partir de ahora otro problema aparte del “Estado español”, que serán las elecciones, mientras que el concejal de los anticapitalistas en Vic Joan Coma Roura ha elevado el tono incluyendo además una dura advertencia: “Todo lo que hemos aprendido lo utilizaremos contra esta estafa. Movilización”.

Arran, la organización juvenil vinculada a la CUP, también ha expresado su malestar anunciando que “ante la traición [de Puigdemont], lucharemos”.

Un conocido exdiputado cupero, Antonio Baños, quien encabezó la lista de la organización a las elecciones del 2015, manifestó su cambiante estado de ánimo a lo largo de la jornada a través de las fotos de su perfil de Twitter. El avatar que usaba hasta este jueves era una imagen del rey Felipe VI boca abajo, en señal de repulsa a la Monarquía. Tras filtrarse que Puigdemont pretendía convocar elecciones, la cambió por una foto invertida del presidente de la Generalitat. Al final del día, la imagen boca abajo volvió a ser la del jefe del Estado.

Loading...