Día Internacional del Whisky: Brindando por la tradición

Celebremos a la bebida más famosa del cine de Hollywood que hace libres y poderosos a los hombres

Actualizado Eugenia MirasEugenia Miras RedactoraSeguir Leer despuésCompartir «¿Qué puede calentar el alma fría y húmeda más que el whisky?.»Ernest Hemingway, Escritor

Este licor conocido como el agua de la vida simboliza la pasión que define al hombre celta. El whisky es un símbolo que ha acompañado a los gaélicos a lo largo de la Historia como un estereotipo masculino que representa la fortaleza y la lealtad.

Siempre se mostraron inquebrantables frente la búsqueda del sentido de la vida. Incluso hoy los mismos motivos de antaño los hacen levantarse orgullosos: La patria, el amor, la amistad, las alianzas, y las tradiciones que los hacen únicos como a sus whiskies.

Esta bebida era considerada un regalo de los dioses que resucitaba y ahuyentaba a la noche más fría, incluso a día de hoy a algunos les devuelve el brillo que parecía perderse con la pena.

Aunque ya gozaba de prestigio, Hollywood ha sido el gran coprotagonista en su universalización. Lanzó el whiskey al estrellato, al gran papel. El licor prodigio de los irlandeses y escoceses logró trascender mucho más allá de sus fronteras naturales con su aparición en el cine.

Tanto actores como escritores de gran peso internacional afirmaban su amor por este licor Bourbon o Scotch.

Antes de él, aparecían en la gran pantalla otras bebidas como el champán, el vino, el coñac y el oporto entre otros, sin embargo no fue hasta la aparición del whiskey en los grandes filmes norteamericanos cuando se logra dejar una importante herencia: El concepto del lujo, del código de honor, del eros y especialmente del poder.

«Esta es la bebida de los caballeros».Frank Sinatra, Cantante y actor

Ninguna bebida ha iconizado mejor el misterio que envuelve a aquel que lo consume. El hombre solitario y pensativo y quizás en algún momento melancólico, pero jamás estático. Beber whiskey en el lenguaje cinematográfico de Hollywood implica movimiento, el camino hacia el éxito. Cuando se bebe en compañía es el testigo de la unión entre los hombres que cierran tratos o hablan de libertad.

El panorama socioeconómico se veía reflejado en el consumo de la bebida, los irlandeses acomodados bebían Whisky y los pobres cerveza. El agua de la vida no entraba en el escenario del alcoholismo; a diferencia de las pintas que consumía la clase trabajadora en las barras que maridaban con el fracaso y la desigualdad social.

Sean Connery con vaso de whisky Sean Connery con vaso de whisky – Tmblr

Los grandes estudios cinematográficos de Hollywood aprovecharon la tensión del status quo de la Ley Seca de 1919. Ésta mantenía a Estados Unidos en angustia y tensión, no solo por aplacar a los felices años 20 sino también por el despertar del crimen organizado.

También conocida como la Ley Volstead– prohibía la venta, fabricación e importación de bebidas alcohólicas con una graduación superior al 0,5%- El whiskey entre otros espirituosos estaba bajo la sombra del contrabando, desatando una fuerte violencia interna hasta su cese en 1935.

Los Intocables se convirtieron en leyenda durante esta ley, en la que llevaron a cabo operativos de gran riesgo para desenmascarar licorerías ilegales así como las diferentes rutas de suministro de Al Capone. Eliot Ness lideraba a este grupo de 9 hombres en cada una de las redadas en Chicago, donde casi siempre tenían lugar.

La sociedad norteamericana estaba muy angustiada por el índice de violencia que se desató con esta medida. La gente aceptaba socialmente el consumo de licoresfrente al éxito que cosechaban los Intocables.

Tras la presión social en 1935 la Ley Volstead quedó inconstitucional, tras firmarse la Administración Federal del Alcohol en la cual todas las bebidas de graduación superior al 4% volvían a fabricarse, distribuirse y consumirse libremente.

Este hilo argumental añadió todavía más interés por la bebida de los yankees descendientes de escoceses e irlandeses, que se agrupaban en comunidades con una fuerte presencia en los Estados Unidos de Norteamérica.

Admirar la pasión patriótica gaélica conlleva a un efecto colateral que inspira al consumo de la bebida con más relevancia en el cine.

«Siempre carga contigo una botella de whisky, en caso de una mordedura de serpiente. Y además, lleva contigo una pequeña serpiente.»W.C Fields, Comediante y actor estadounidense

Su legalización restauró el orden social. Al abrirse nuevamente las destilerías crecieron los puestos de trabajo y con ello el crimen organizado disminuyó de manera radical.

El Día Internacional del Whisky podría entenderse como un referéndum a la epopeya de cada ser humano que alza un vaso con él. Rendir homenaje a la gran tradición y a las historias que forjaron a grandes hombres desde los inicios de este espirituoso por el S.XV: Clanes, la búsqueda su identidad, de su territorialidad y su libertad, tanto de irlandeses como de escoceses.

El whisky sea de la denominación de origen que sea, bien de centeno, malta o maíz, el la bebida icónica del mayor lujo del ser humano: La libertad, así que brindemos por ella, por la vida, por la paz y por los que se van.

Loading...