Domènech augura “una remontada que será histórica” el 21-D

El candidato de Catalunya en Comú a la presidencia de la Generalitat, Xavier Domènech, parece convencido de que su candidatura va de menos a más a medida que avanza la campaña electoral, y este sábado lo ha explicitado, elevando el tono y el optimismo hasta augurar “una remontada histórica” de los ‘comuns’ en las elecciones del 21 de diciembre.

Pasados los primeros días, en los que los malos resultados en las encuestas se han suavizado sin dispararse, los de Domènech creen cada vez más posible que en la encrucijada que se vaticina como resultado electoral, Catalunya en Comú pueda convertir sus escaños en decisivos. Son varios los sondeos en los que la fórmula que postula Domènech, una en la que sume su partido, ERC y el PSC, suma los 69 escaños que marcan la mayoría en el Parlament.

“Nosotros no jugamos a la ruleta rusa con nuestro país, nuestra gente, sabemos que eso no se hace nunca. Construiremos un nuevo Govern, una nueva mayoría para todos los catalanes. Seremos fieles a nuestro pueblo. A todo el pueblo. Vamos a cambiar Catalunya y España”, ha proclamado Domènech en Nou Barris, distrito barcelonés al que Catalunya en Comú ha llevado el mitin central de la campaña. Es uno de sus lugares preferidos en la capital catalana, si no el predilecto, para este tipo de actos: este sábado han asistido unas mil personas, el mitin  con mayor asistencia de Catalunya en Comú.

Allí, en la campaña de las municipales y de las legislativas, se registraron llenos de público. Además del aliciente de jugar en casa, el candidato ha sido arropado por las dos estrellas mediáticas del espacio de los ‘comuns’, Ada Colau y Pablo Iglesias.

Colau y el bloque “de los irresponsables”

En la plaza Major de Nou Barris, Colau, en su vertiente más mitinera, ha atacado con contundencia al bloque independentista y al constitucionalista. Quizá ha golpeado algo más al secesionista, al centrarse en criticar la gestión de los que fueron socios en Junts pel Sí al frente de la Generalitat en la última y agitada legislatura.

Ha calificado de “bloque de los  irresponsables” a Junts pel Sí por defender la unilateralidad y ha proclamado: “Nunca más llevar a Catalunya al precipicio”. “Es verdad que el PP ha hecho mucho daño a Catalunya, pero Junts pel Sí hizo la DUI sabiendo que era una irresponsabilidad que traería dolor y tristeza a Catalunya. Esta campaña sería un buen momento para reconocer el error”, ha agregado antes de advertir: “Nunca estaremos en ese bloque”.

”Convergència, ERC, ¡vergüenza!”

Colau ha asegurado que los ‘comuns’ gobernarían mucho mejor que lo hizo CiU durante décadas –aunque no ha citado a CiU- y ha criticado que el Govern de Junts pel Sí decidiera no invertir en guarderías pese a estar obligado a hacerlo: “Convergència, ERC, ¡vergüenza!”. Del bloque “del 155” ha afirmado que está compuesto por “herederos” del expresidente del Gobierno y exlíder del PP José María Aznar. De Ciutadans ha dicho que es “un partido que nació del conflicto, para animar el conflicto y que solo crece en las encuestas cuando crece el conflicto. No pasarán, no lo permitiremos”

La alcaldesa de Barcelona ha resumido su rechazo a algunos de sus rivales: “Los señoritos del 3% acostumbrados a usar las instituciones como si fueran su casa, a los señoritos del PP, ladrones, a los señoritos de Ciutadans, que se disfrazan de nueva política pero no nos engañan. Es la derecha de toda la vida, marquéting sin alma a precio de oro”.

Colau ha recordado el éxito de los ‘comuns’ en las municipales que la llevaron a dirigir el ayuntamiento y en las dos generales en las que Domènech fue cabeza de lista en Catalunya y ha dicho que él es el único candidato que puede acabar con la dinámica de bloques y propiciar puentes de diálogo es él, ha subrayado la alcaldesa.

Un relato menos épico

Iglesias ha defendido la complejidad que supone para Catalunya en Comú participar en una campaña polarizada y ha afirmado que tanto el bloque “monárquico” como el “procesista” han fracasado. No tiene sentido, ha dicho, elegir entre “un modelo de partidos anticatalanistas o volver a Junts pel Sí y la CUP”. “Claro que hay una salida. La salida de Domènech. Un Govern responsable. Igual el relato es menos épico, pero es que las cosas de comer no son épicas”.

También ha defendido el papel de Podemos en la crisis entre el Gobierno central y el Ejecutivo catalán: “Un respeto a los que nos hemos jugado la cara en España por defender los derechos nacionales de Catalunya”.

Loading...