Donald Trump comunica a los líderes árabes que quiere trasladar la embajada a Jerusalén

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, vuelve a copar portadas internacionales por su última propuesta: trasladar la embajada estadounidense en Israel de Tel-Aviv a Jerusalén. Una controvertida intención que Trump ha comunicado estos últimos días a los principales líderes de la región, como el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, su homólogo palestino, Mahmud Abás y el rey Abdalá II de Jordania.

Varios medios estadounidenses han avanzado que a lo largo de esta semana que Trump pronunciaría un discurso mañana, miércoles, para reconocer a Jerusalén como capital de Israel, aunque este extremo no ha sido confirmado por Washington. Se trataría de un movimiento de la Casa Blanca para el reconocimiento de la soberanía israelí sobre la ciudad santa, incluida su parte ocupada.

La Autoridad Nacional Palestina

No podemos aceptar el traslado de la embajada”

Tal decisión ha causado incomodidad en la región árabe. En este sentido, la presidencia de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha rechazado de plano el traslado de la embajada de EE.UU. de Tel Aviv a Jerusalén y ha advertido de “graves repercusiones” para el proceso de paz entre israelíes y palestinos. “No podemos aceptar el traslado de la embajada”, ha manifestado el portavoz presidencial, Nabil Abu Rudeina, tras la llamada que ha recibido este martes el presidente palestino, Mahmud Abás, de su homólogo estadounidense, Donald Trump.

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha pedido a sus ministros no hacer declaraciones sobre las intenciones de Trump, según el diario digital israelí Ynet. Un portavoz de la Oficina del primer ministro israelí ha declinado, además, hacer más comentarios y ha dicho que no podía confirmar los detalles de esta información.

También se ha pronunciado la Unión Europea, a través de la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, que ha hecho hincapié ante el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, en que se debe encontrar una solución “negociada” para Jerusalén, como futura capital de un Estado palestino y un Estado israelí. “Debe encontrarse un camino a través de negociaciones para resolver el estatus de Jerusalén, como futura capital de los dos Estados, de manera que puedan cumplirse las aspiraciones de ambas partes”, ha pedido Mogherini en una declaración junto a Tillerson.

Los palestinos reclaman Jerusalén Este como la capital de su futuro Estado, un territorio que Israel ocupa desde 1967

Los palestinos reclaman Jerusalén Este como la capital de su futuro Estado, un territorio que Israel ocupa desde 1967 y que se anexionó en 1980 en una acción unilateral que no fue reconocida por la comunidad internacional. Hasta el momento, ningún país tiene su embajada en Jerusalén, sino en Tel Aviv, mientras que Israel reivindica la ciudad santa como su “capital eterna e indivisible”.

Loading...