Inicio Actualidad Dos jóvenes crean Cirineo, la startup que busca revolucionar el mundo del...

Dos jóvenes crean Cirineo, la startup que busca revolucionar el mundo del donativo en España

«La segunda causa en España, solo detrás de los motivos económicos, a la hora de no donar es la desconfianza». Es el dato que penetró en la mente de dos jóvenes madrileños, Ignacio Guitard y Carlos Martín, para lanzar Cirineo, una startup que aspira a gestionar los donativos en España. En los últimos meses su actividad ha sido frenética, cerrando acuerdos con fundaciones y empresas para administrar sus presupuestos sociales.

«Cirineo es una startup social que nace con el objetivo de aportar el cien por cien de transparencia y de impacto al mundo de las donaciones», asegura Martín. En la actualidad, la empresa se define como una plataforma donde cualquiera puede donar lo que quiera a través de una suscripción mensual (desde cinco euros en adelante). Ese dinero se traslada de forma íntegra a una familia beneficiaria -que eligen las fundaciones Cáritas y Red Madre- a través de vales de compra, que se podrán utilizar en una serie de proveedores con los que trabaja Cirineo: desde psicólogos hasta los supermercados DIA.

«Una vez se consume la ayuda, el donante recibe un ticket para conocer en lo que se ha gastado cada céntimo donado junto con un mensaje y una foto de la familia a la que se ha ayudado ese mes. El mensaje va cambiando porque cada mes se ayuda a una familia distinta para que no exista ningún grado de dependencia», apunta uno de los fundadores de la startup.

El modelo de negocio de Cirineo está precisamente en cobrar una comisión al proveedor donde se ha consumido la donación. Desde la empresa no se ponen barreras y ya estudian en adentrarse en otros sectores. «Nuestro objetivo no es solo limitarlo a psicólogos y supermercados, sino que queremos llegar a otras áreas, como material escolar, ropa, odontología e incluso ayuda con la vivienda», aseguran desde Cirineo.

Una de las familias beneficiadas.

Ejemplo en la escuela de negocios IESE

A finales de 2022, una de las escuelas de negocios más prestigiosas del mundo, IESE, se hizo eco del proyecto de Cirineo y entrevistó a Ignacio Guitard, que era alumni de la universidad. Allí describió cómo la escuela le había ayudado a empujar «un proyecto social que une a donantes, beneficiarios y empresas locales».

En ese momento, Guitard señalaba cómo habían pasado «de seis familias implicadas en el proyecto a 22 y de 13 donantes a 71, además de 300 euros al mes a 1.000 euros al mes en donaciones». Por otro lado, subrayó que la clave ahora era «sellar el encaje del producto en el mercado y verificar la segunda hipótesis de monetización para convencer a los inversores de que su dinero no podría estar en mejor lugar que en Cirineo. Aspecto crucial para cambiar el modo en que opera la solidaridad hoy en día». En pocos meses, solo en número de donantes, estos se han multiplicado por dieciocho.

La historia de Cirineo y sus números

Cirineo, que según la RAE significa persona que ayuda a otra en algún trabajo penoso, surgió frente a un bar, como las buenas historias. Uno de los fundadores, Ignacio Guitard, siempre se topaba, cuando iba de camino al trabajo, con un hombre que pasaba necesidad y que pedía dinero por la calle. Él no tenía efectivo encima con el que ayudarle y tampoco se fiaba sobre cuál sería el destino final de su dinero si se lo entregaba.

Pronto aquel hombre, que deambulaba por la calle sin un fin claro y sin importarle a casi nadie, pasó a tener rostro para una persona… y hasta ser conocido por su nombre. Así, Guitard decidió pagarle cada mañana en un bar de la zona un café y un bocadillo a Jordi. Este plan le hizo reflexionar a Guitard y decidió llevar a cabo esta actividad a gran escala.

Cirineo cuenta hoy con 233 donantes, de los cuales 203 son recurrentes. Reciben anualmente 44.000 euros en donaciones, ayudan a 234 personas divididas en 59 familias y están presentes en Madrid, Barcelona, Lugo y Guadalajara. Colaboran con Cáritas y acaban de firmar un acuerdo con Red Madre. Por otro lado, la compañía está atrayendo a los jóvenes. Así, la edad media de sus donantes es de 30 años frente a la edad media de donantes en España, que es de 60 años.