Inicio Actualidad El 90% de la reduccion del paro con Sánchez se debe a...

El 90% de la reduccion del paro con Sánchez se debe a la reclasificación de fijos discontinuos

Más allá de los datos oficiales, el 90% de paro que se ha ido reduciendo en España desde el año 2019 se debe en gran medida a la reclasificación que el Gobierno de Pedro Sánchez, y en concreto el Ministerio de Trabajo, impuso sobre los nuevos fijos discontinuos que, sin relación laboral y estando inactivos, siguen contribuyendo al dato final del mercado laboral.

Así lo ha diagnosticado el Informe de Gestión Económica de 2019 a 2023, del Instituto Juan de Mariana, en el que se analiza con detalle el desempeño de los 27 países miembros de la Unión Europea durante el último lustro, con atención a los datos de PIB, presión fiscal, poder adquisitivo, deuda y también empleo.

Es en el empleo, y sobre todo el paro, lo que en el caso español ha sido particularmente observado. Lo explica a THE OBJECTIVE, Manuel Llamas, director del Instituto Juan de Mariana, para quien, con los datos del SEPE y de la EPA, se puede colegir que «el 90% de la reducción del paro entre 2019 y 2023 se explica por el maquillaje estadístico del Gobierno, apreciado por ejemplo con la reclasificación de los contratos los fijos discontinuos».

Sostiene Llamas que el desempeño general del mercado de trabajo europeo no ha sido tan negativo como en anteriores periodos de crisis. En esto, «España no ha sido una excepción, entre otras cosas gracias a la mayor flexibilidad recogida en la reforma laboral de 2012». En este sentido –apunta–, los ERTE permitieron mantener el empleo y evitar que se disparasen los niveles de paro. La prueba es que, con las cifras oficiales de desempleo en España, la tasa de paro ha bajado 14,4% en diciembre de 2018 al 12,0% alcanzado en octubre de 2023, lo que supone una reducción del 16,7%. Sin embargo –señala el estudio–, «el resultado puede parecer favorable, pero no ha servido para acabar con la brecha de paro que nos separa de Europa, puesto que seguimos teniendo la tasa de paro más alta de los 27 países de la UE y, de hecho, nuestro dato duplica el promedio comunitario».

Fijos discontinuos con desempleo

«Incluso si diéramos por buenas las cifras del Ejecutivo e ignorásemos el maquillaje estadístico –añade Llamas–, España estaría en una posición intermedia en este indicador, en el puesto 9 del ranking. Sin embargo, en honor a la realidad del mercado laboral que ya reconocen la mayoría de analistas independientes, no podemos ignorar la distorsión introducida por la contrarreforma laboral aprobada a finales de 2021. Puesto que –afirma–, dicha modificación hizo que los datos oficiales de empleo perdiesen fiabilidad, por lo que se hace preciso ajustar los datos».

Partiendo de esa premisa, el Instituto Juan de Mariana aporta en este informe un ejemplo: el de la prohibición de los contratos temporales, introducida en esa modificación legislativa. Esto ha disparado el uso de los contratos fijos discontinuos por parte de las empresas como una alternativa menos gravosa a la contratación temporal. Así, si en noviembre de 2018 había 360.000 trabajadores sujetos a esta modalidad de contrato, en noviembre de 2023, esta cifra se había disparado hasta los 916.000 empleados.

La distorsión –subraya el organismo que dirige Llamas– surge cuando los trabajadores con contratos fijos discontinuos pasan a una situación de inactividad. Además, tras los cambios introducidos por la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, «las personas que están en esta situación no se computan como parados, aunque en la práctica se trate de personas que no están ocupadas. De hecho, en una mayoría de los casos, hablamos además de individuos que cobran la prestación por desempleo».

Manuel Llamas, director del Instituto Juan de Mariana. | THE OBJECTIVE

Con esta práctica, la pregunta que se formula Llamas en su estudio es: ¿a cuánto asciende la brecha entre el paro oficial y el paro real? Añade que, a día de hoy, «el Gobierno se niega a dar la cifra oficial, incumpliendo todo estándar de transparencia y saltándose también el compromiso que la propia ministra Díaz asumió en enero de 2023, cuando afirmó que publicaría el dato oficial y aseguró que acometería la reconstrucción de la serie histórica para mantener la homogeneidad».

Cuatro millones de parados

En cualquier caso –sostiene el Informe de Gestión Económica–, «solo hay que bucear en los microdatos de los boletines de empleo y establecer un cálculo fiable del alcance del paro efectivo». En este sentido, menciona un estudio de Fedea y BBVA Research en el que se señala que el paro efectivo es superior al dato oficial que comunica el gobierno en casi 700.000 personas. Un cálculo que también ha sido avalado por el observatorio laboral de Sagardoy Abogados y EY. «Por tanto –mantiene el estudio–, si tomamos como referencia el paro efectivo, los niveles de desempleo se moverían en el entorno del 14,0%-14,2%, de modo que España apenas habría logrado reducir el paro efectivo en los últimos cinco años».

A tenor de estos datos –recoge el estudio–, se podría decir que no se ha producido una reducción real de paro, porque la no consideración de los fijos discontinuos en periodo de inactividad como «no parados» en el fondo maquilla los datos de paro real que se sitúan en el entorno a los cuatro millones.

Lo cierto, sostiene el estudio, tras la mejora estadística de la tasa de temporalidad que nos pedía Europa, la realidad es que se siguen realizando actividades que son temporales con el nombre de fijos discontinuos. De igual modo –ahonda–, «hay una confusión con la reforma laboral entre trabajos estacionales y trabajos temporales. Solo los primeros deberían ser objeto de contratación de fijos discontinuos».

Unas conclusiones a las que también ha llegado el director del Servicio de Estudios de USO (Unión Sindical Obrera), José Luis Fernández Santillana, y para quien –cuenta a este diario– «no se ha producido una reducción real de paro, especialmente por la no consideración de los fijos discontinuos en periodo de inactividad como no parados».

Datos maquillados

El gráfico que hay a continuación, al pie de este párrafo, recoge el indicador del empleo corregido por el paro efectivo, para evitar «la distorsión inducida por la mala práctica estadística del Gobierno», defiende el informe. Un ajuste que permite comprobar cómo España baja al puesto 18 del ranking de reducción del desempleo, frente al número 9 que ocupaba con los datos maquillados.

Con estos cálculos, el descenso del paro sería del 1,4%, más o menos a la par con Portugal, y muy lejos de la caída del 16,7% que transmiten los datos distorsionados que ha venido divulgando el Ejecutivo. Por lo tanto, alrededor del 90% de la caída del paro referida por el Gobierno de Pedro Sánchez se explica por el maquillaje estadístico y no por un aumento de la ocupación.

El gráfico también constata que el primer puesto de la tabla lo ocupa Grecia, que ha logrado, sin embargo, reducir a la mitad sus niveles de paro, pasando del 19,2% que alcanzaba en diciembre de 2018 al 9,6% que presenta en la actualidad. Por eso, añade Manuel Llamas, «sorprende que Yolanda Díaz, titular del Ministerio de Trabajo, haya criticado públicamente las políticas de empleo de su homólogo griego, Adonis Georgiadi, cuando el país heleno nos ha superado ampliamente en este capítulo, reduciendo la tasa de paro oficialmente cuatro veces más que nosotros. De hecho, al comienzo del periodo –apostilla–, Grecia tenía un nivel de desempleo 4,8 puntos mayor que España, mientras que en la actualidad vemos que el país heleno mejora nuestro dato de paro efectivo en 4,6 puntos; 2,4 puntos si diésemos por bueno el dato de paro corregido».