El ajenjo, planta beneficiosa para el aparato digestivo

7

El ajenjo es una planta medicinal que ofrece algunos beneficios para la salud. Esta planta, que encontramos en Europa, aporta una interesante acción para el aparato digestivo, pues antes se solía utilizar para acabar con los parásitos intestinales.

De esta planta se utilizan las hojas e inflorescencias, y es algo normal verla acompañando algunas bebidas. Entre sus beneficios destaca que es un excelente antiácido, estimulante del sistema inmunológico y con propiedades antiinflamatorias.

Principales propiedades del ajenjo

Regula el aparato digestivo. Es un buen aliado contra la acidez y las digestiones pesadas. Esta planta, pero, debe ser tomada siempre bajo prescripción médica, pues también presenta ciertas contraindicaciones.

Regula la menstruación. Hay menstruaciones que son realmente dolorosas. En este caso, necesitamos un remedio y el ajenjo lo puede proporcionar eliminando estos dolores.

Acción antiinflamatoria. Además se emplea como acción antiinflamatoria de forma general, siendo bueno contra el reumatismo.

Actúa como laxante. Además de cuidar y proteger el intestino, se usa como laxante porque estimula la diuresis, por lo que es buena para la retención de líquidos entre otros.

¿Afrodisiaco? Es el principal ingrediente del famoso licor de absenta, bebida que está prohibida en varias partes del mundo y se dice que es afrodisiaco.

Remedio para la piel. Otro de los beneficios del ajenjo es que cura algunas afecciones de la  piel. Puede acabar con las heridas, las manchas y otros problemas de la piel.

Repelente de insectos. El ajenjo es bueno como remedio para repeler a los insectos. Basta con triturar las hojas y juntarlas con un poco de vinagre para tener una solución casera.

Cómo se aplica

Tiene diversas aplicaciones, tales como añadiendo una cucharada en agua caliente para ser tomada, y también para aplicar sobre las picaduras de los insectos para desinflamar con una compresa o gasa.

Contraindicaciones

Como muchas otras plantas medicinales no es un remedio para todo el mundo. Por un lado, hay que destacar que no se aconseja que la tomen las mujeres embarazas ni en periodo lactante al ser bastante fuerte. Mientras que también se descarta en caso de hipertensión. Tampoco es bueno tomarlo durante mucho tiempo. Se recomienda que sea el médico quien decida si lo podemos tomar o no y con las dosis adecuadas.