El amplio historial delictivo de los presidentes del Fútbol Club Barcelona

José Luis Núñez

José Luis Núñez

La detención del expresidente del Fútbol Club Barcelona Sandro Rosell por presunto blanqueo de capitales es un nuevo episodio en el amplio historial de máximos mandatarios azulgranas que han tenido que verse las caras con la Justicia. Desde que Agustín Montal dejase el sillón presidencial allá por 1977, todos aquellos que han ocupado el cargo -salvo los interinos en periodo de elecciones- han tenido problemas de mayor o menor medida.

El primero fue José Luis Núñez. El presidente culé entre los años 1978 y 2000 fue condenado a seis años de prisión por una trama de sobornos a altos cargos de Hacienda para eludir impuestos en las empresas de su grupo inmobiliario, Núñez y Navarro, aunque posteriormente la condena se le redujo a dos años y medio. Núñez fue condenado por un delito de cohecho pasivo, falsedad en documento oficial y prevaricación en un juicio de larga duración, tanto que la sentencia salió 21 años después de que los delitos fueran cometidos. Núñez ingresó finalmente en prisión pese a su avanzada edad, pero apenas cumplió un tercio de su condena antes de obtener definitivamente el tercer grado penitenciario.

El siguiente presidente del Barça que tuvo que pisar un juzgado fue Joan Gaspart, máximo dirigente del club entre 2000 y 2003, y que fue imputado en el ‘Caso Spanair’ pues era el presidente del Consorcio de Turismo de Barcelona en aquella época. La aerolínea quebró en 2012 y la sentencia consideró que los miembros del consejo retrasaron la solicitud del concurso pese a que medio año antes ya se sabía que la empresa era insolvente. Sin embargo, Gaspart no tuvo que pagar indemnización pues el juez argumentó que no se le podía imputar la condición de administrador de hecho.

Después le llegó el turno a Joan Laporta, presidente barcelonista entre 2003 y 2010. Denunciado por su antiguo socio, Sandro Rosell, tras realizar una auditoría al sucederle en el cargo, el resultado de la misma fue que las cuentas del club en la última temporada de Laporta tenían un déficit de casi 47 millones, mientras que éste había presentado 11 millones de beneficios. Rosell sometió a la Asamblea de Compromisarios la decisión de exigír responsabilidad jurídica a Laporta y su junta, y esta decidió afirmativamente. Laporta fue absuelto finalmente por sentencia judicial.

El propio Sandro Rosell (2010-2013), detenido hoy por supuesto blanqueo de capitales, tuvo que responder también ante la Justicia por el ‘Caso Neymar’, abierto tras la querella del socio Jordi Cases por supuesta apropiación indebida por la diferencia entre el coste real del fichaje del brasileño y las cifras presentadas por la directiva. El club fue imputado por delito fiscal, pues debía haber tributado la diferencia entre ambas cantidades, tuvo que pagar una multa, y el caso le acabó costando la presidencia a Rosell.

El ‘Caso Neymar’ salpicó también a su sucesor al frente del Barcelona y actual presidente, Josep Maria Bartomeu, en aquel entonces vicepresidente. Pese a que el socio retiró la querella tras la dimisión de Rosell, la investigación ha seguido adelante hasta que el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha abierto juicio oral contra el futbolista brasileño, sus padres, Josep María Bartomeu, su antecesor Sandro Rosell, el propio Barcelona y el Santos, por los delitos de corrupción en los negocios y estafa.

Loading...