Inicio Actualidad “El Anchoas” y el negocio de las anchoas

“El Anchoas” y el negocio de las anchoas

¿Recuerdan ustedes a ese señor tan locuaz, y digo locuaz por no decir botarate, que pone a parir a todo el mundo por televisión, del Rey abajo, y al Rey Emérito también…? Si hombre si, se llama don Miguel Ángel Revilla, y es un antiguo dirigente del Sindicato Vertical del Franquismo, “gracias” al cual mandan las izquierdas en esa región tan tradicionalmente de derechas como es Cantabria. Un auténtico contrasentido, sí señor, pero así es la vida.

Revilla montó su partidito regionalista (por lo visto no hay región si su Biel, Mur, etc.), y a vivir que son dos días.

Montado en el burro del partido, y en los no menos burros de sus afiliados, lleva un montón de años chupando del bote, y viviendo tan opípara y alegremente, criticando a todos los políticos por hacer… lo mismo que hace él, o incluso menos.

El sindicato Manos Limpias acaba de presentar una denuncia contra Revilla ante la Fiscalía General del Estado, que a grandes rajos dice lo siguiente (vid. texto adjunto, en PDF, con el sello de entrada del registro general de la FGE):

Entre los años 2003 y 2011 gastó más de 500.000 euros de fondos públicos en comprar latas de anchoas que generosamente regalaba, para su auto promoción, en programas de televisión a los que asistía como tertuliano, invitado, entrevistado, etc. ¡Qué bonito, y sobre todo, que barato, es ser generoso con el dinero de los demás!

Asimismo, y como la caridad bien entendida empieza por uno mismo, o por sus conmilitones, inyectó 1.600.000 euros de dinero público en la fábrica “Conservas Lolín, S. L.”, propiedad del candidato de su partido en Castro Urdiales, don Jesús Gutiérrez Castro.

Además la citada empresa recibió una subvención de 50.885,94 euros del Fondo Europeo de Pesca, por mediación de la Consejería de Pesca y Ganadería, en 2016, siendo Revilla presidente de Cantabria.

Su gobierno adquirió anchoas, bonito y ventresca a la empresa de su amigo y militante del PRC, que fue candidato con el núm. 1 a las elecciones municipales, el año 2015.

El gobierno cántabro gastó 254.540 euros públicos en la compra de anchoas a “Conservas Juanjo, S. L.”, de don Juan José Gobantes Ruiz, candidato en las elecciones municipales de 2012 por el PRC, partido regionalista cántabro.

Como muestra de su “objetividad e imparcialidad”, decir que el 96% de los gastos de representación de la cartera de Industria se destinaron a comprar anchoas a su conmilitón de “Conservas Juanjo, S. L.”.

El Tribunal de Cuentas ha dictaminado que Miguel Ángel Revilla diseñó a finales de los años 90 un entramado societario, cuyos accionariados se cruzaban entre la Administración Cántabra, empresas matrices y compañías filiales, a las que el citado Tribunal de Cuentas calificó de inútiles, pues se crearon para hacer lo mismo que la matriz, y realmente no tenían actividad alguna, siendo meras sociedades pantalla, o instrumetales.

Estamos hablando de SRT, Sodercan, El Soplao, Cantur, etc.

A partir del año 2015, que el señor Revilla vuelve al poder autonómico y persevera con idénticas prácticas, que tan “baratas” le han salido hasta ahora, camuflando como “gastos protocolarios” estas adquisiciones a todas luces excesivas y desmesuradas, y siempre a empresas de “amiguetes” y compañeros del partido, el PRC.

Para Manos Limpias, los hechos pudieran ser, indiciariamente, constitutivos de los delitos de prevaricación, tráfico de influencias, negociaciones prohibidas a los funcionarios públicos, delitos de alteración de precios y delitos de malversación de caudales públicos, previstos y penados por el vigente Código Penal.

Asimismo pudiera existir un evidente delito de falsedad en documentos oficiales, al “trocear” las adjudicaciones, para evitar tener que acudir necesariamente al concurso, por imperativo legal, y se distribuyen las “ayudas” a través de varias consejerías y empresas públicas, SRT, Sodercan, El Soplao, etc., todo ello bajo la “batuta” de ese peculiar personaje a quien yo llamo “El Anchoas”.

¡Y nunca mejor dicho!

Al día de hoy, estamos hablando de un monto total superior a los 900.000 euros, en anchoas y bonito.

*Abogado, profesor Universitario de Derecho y académico correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España.