Inicio Actualidad El año 2018 se está convirtiendo en el cuarto más caliente desde...

El año 2018 se está convirtiendo en el cuarto más caliente desde que hay registros

Obviamente, no podemos saber cómo de cálido fue el planeta hace cientos, miles de años, aunque podemos tener estudios, investigaciones y análisis que se aproximen. Pero, desde que se comenzaron a realizar registros, el año 2018 ya se está ganando por derecho propio un lugar de privilegio negativo en la historia, pues está siendo el cuarto más caliente de cuantos conocemos.

Esta información procede directamente de la OMM, la Organización Meteorológica Mundial, es decir, que no es baladí y la hemos de tomar muy en serio. De hecho, la cosa es más grave de lo que se piensa, ya que desde que existen registros, se sabe que este año hay muchas víctimas y damnificados de diversos rincones del mundo debido a las elevadas temperaturas.

Hace pocos días que la OMM ha difundido los datos provisionales de la Declaración sobre el estado del clima, y los resultados, pese a que todavía no son definitivos, sí que tienen algo en cuenta, van a ser bastante graves y muy a tener en cuenta para tomar medidas en el futuro más próximo, pues es una realidad que está ya aquí.

El año 2018 es el de los más calientes de la historia

Pero no es esta la única conclusión a la que ha llegado esta declaración de vital importancia para la supervivencia de la raza humana y del planeta tal como lo conocemos. Y es que, a tenor de los datos obtenidos, estamos viviendo los 20 años más cálidos que se recuerdan en los últimos 22 años.

Pero el asunto es todavía más preocupante, ya que, de estos últimos 20 años de 22 que son los más cálidos que se conocen desde que hay registros, los últimos 4 han sido los más calientes de la historia.

Sin duda, a tenor de los científicos especializados, esta es una señal más de que el cambio climático es real, de hecho, es muy reveladora.

Ahora bien, ¿qué consecuencias atañe esta situación? Una de las más graves es el aumento del nivel del mar. Pero, además del calentamiento excesivo, también está deteriorando los hielos marinos y los glaciares y está acidificando los océanos.

Además, también se están encontrando cada vez más zonas con condiciones meteorológicas más extremas y los fenómenos están más descontrolados, lo que provoca desastres naturales con un número de víctimas y damnificados que no deja de crecer.

Si miramos la historia, la temperatura media de 2018 supera en un grado a la de la etapa preindustrial entre 1850 y 1900, y no estamos logrando frenarla eficazmente.