El Barça, ante un veneno conocido

“Estamos acostumbrados a los sorteos explosivos. Así que seguro que nos tocará una joyita. Coge el segundo clasificado más difícil o el que tenga más puntos y ese es el nuestro. Es que no hay ni sorpresas”, ironizó Luis
Enrique el martes. ¿Cuál será la joyita que le corresponderá al Barcelona? Eso se sabrá el próximo lunes en el sorteo de los octavos de final de la Champions pero los que se terminaron de desvelar anoche fueron los potenciales adversarios de los blaugrana. Están divididos en tres niveles por su escala de dificultad. Sin duda que el rival más poderoso que se puede cruzar con el Barcelona es el Bayern de Munich. En un segundo nivel se encontraría el PSG. Y en un tercero estarían el Bayer Leverkusen, el Benfica y el Oporto.

Se da el caso curioso de que en las tres últimas temporadas el Barcelona se ha topado en octavos de final con equipos de la Premier League (dos veces el Manchester City y una el Arsenal) y en esta ocasión esta circunstancia es imposible. No habrá regreso a la Premier por el momento.

Donde sí podría volver el Barcelona es al Allianz Arena de Munich. De allí salió clasificado para la final de Berlín en el 2015 tras una eliminatoria de semifinales que se recuerda por la portentosa actuación de Messi. En la ida en el Camp Nou el argentino le metió dos goles a Neuer y dejó sentado en uno de ellos al defensa Boateng en una imagen icónica.

El Bayern de esta temporada, sin la intensidad obsesiva que suele transmitir Josep Guardiola, es un punto menos sólido y una pizca más irregular. Sólo así se entiende que no vaya líder de la Bundesliga. Carlo Ancelotti todavía está aterrizando en el banquillo bávaro. Un cruce con el Barcelona sería ya como un clásico para el italiano, que se ha medido a los blaugrana como técnico del Milan, del PSG y, por supuesto, del Madrid. El último equipo que derrotó al Barça en el Camp Nou en la Champions fue el Bayern en las semifinales de 2013 (0-3). Un equipo que sigue contando con Lewandowski, Robben, Ribéry, Neuer, Lahm, Douglas Costa o Thiago Alcántara lo normal es que vaya adquiriendo el mejor tono con el paso de los meses.

Eso es lo que le gustaría también a Unai Emery, que su PSG mejorara porque actualmente marcha tercero en la Ligue 1. El conjunto parisino está acusando la marcha de su buque insignia de las últimas campañas: Zlatan Ibrahimovic. Tampoco se ha producido una transición sencilla en el banquillo puesto que Emery ha tenido distintos problemas internos en el vestuario. El único que parece totalmente satisfecho es el uruguayo Cavani, que por fin puede jugar de delantero centro tras el adiós de Ibra. Los Thiago Silva, Marquinhos, Lucas Moura, Matuidi o Maxwell continúan formando parte de la columna vertebral del equipo. Este verano el PSG incorporó a Jesé pero su participación está siendo casi testimonial. Se trata de un rival muy conocido por el Camp Nou, ya que lo visitó dos veces en el primer ejercicio de Luis Enrique (en la fase de grupos y en cuartos de final) y una en la campaña de Tito Vilanova, también en la ronda de los ocho mejores. En ninguna de esas ocasiones consiguieron apear a los barcelonistas.

Si el Barça evita al Bayern y al PSG el panorama sería, a priori, mucho más cómodo. Nunca es pan comido vencer en Alemania, pero a nadie se le escapa la diferencia que existe entre jugarse las habichuelas en Munich que hacerlo en Leverkusen, donde el adversario tiene recursos más limitados y donde la grada aprieta mucho menos. El equipo de la aspirina conserva buena parte de las piezas fundamentales que se enfrentaron al Barcelona en la fase de grupos la pasada campaña. Chicharito Hernández sigue encabezando el ataque del Bayer.

El Barça tampoco le haría un feo a visitar Portugal, donde aguardan el Benfica de Salvio, Raúl Jiménez y Pizzi, que jugaron en la Liga española, y el Oporto de Iker Casillas. Tendría su gracia volver a ver en el coliseo blaugrana al guardameta que tantos clásicos disputó con el Madrid. Precisamente el equipo blanco acabó ayer como segundo de grupo. Al conjunto de Zinédine Zidane le puede corresponder el Juventus como principal rival. Los italianos eliminaron a los madridistas hace un par de campañas en semifinales, con un gol de Álvaro Morata. El Arsenal, el Nápoles, el Mónaco y el Leicester son las otras cuatro opciones para el Madrid.

El Sevilla se las puede ver con los mismos conjuntos con la diferencia que ya no se cruzará con el Juventus, pero sí podría estar en su camino el Borussia Dortmund. Por último, el Atlético tiene los mismos posibles rivales que el Barcelona, con una excepción. No le tocará el Bayern, pero sí le podría corresponder el City.

Loading...