El Barça se escapa un poco más en la Liga

Pinchó el Barça en el Camp Nou por vez primera esta temporada –cedió dos puntos ante el excelente Celta de Unzué e Iago Aspas– y la jornada se vestía de negro. Pero, curiosamente, el líder ha tenido un fin de semana más plácido, pese a ese empate en casa, de lo que podía imaginar. No solo ha ampliado la ventaja sobre el segundo clasificado (el Valencia caía, incapaz de ganar a un Getafe que jugó con 10 durante 75 minutos) sino que vio como el ineficaz Madrid de Cristiano se angustiaba en San Mamés, peleado como está con el gol. Solo el Atlético, que sufrió para ganar a la Real Sociedad en el Metropolitano, logró recortarle dos puntos al Barça.

Los demás están más lejos (el Valencia pasa de cuatro a cinco puntos de desventaja) o igual que antes del pinchazo azulgrana. O sea, el dolor de la igualada con el Celta, unido a la grave lesión de Umtiti, ha quedado mitigado por la serie de errores ajenos, que permiten al Barça vivir plácidamente en la zona alta de la Liga, sin que nadie le intimide, asomándose, además, a un calendario peligroso en el cierre del 2017: el domingo visita El Madrigal y el 23 viaja al Bernabéu para jugar el clásico.

Aunque el nivel de producción del líder ha descendido notablemente en la última semana (dos puntos de seis posibles), los aspirantes no pueden seguirle. Curiosamente cuando mejor ha jugado el Barça menos puntos ha logrado.

La excelente primera parte en Mestalla no tuvo el premio del triunfo y el carrusel de ocasiones frente al Celta quedó lastrada por una inusual debilidad defensiva. Pero los demás tampoco andan nada finos. Basta comprobar el vértigo que sufrió el Valencia cuando tenía la posibilidad de acercarse más que nunca al Barça. De pronto, uno de los equipos más fiables de la Liga se desplomó sobre el césped del Coliseum.

“Es la primera derrota de la temporada, pero para ser la mejor Liga del mundo no se puede jugar en un campo así” (Parejo, capitán del Valencia)

“Es la primera derrota de la temporada, no quiero poner excusa ni quiero que suene como una, pero para ser la mejor Liga del mundo, no se puede jugar en un campo así, con las condiciones en las que estaba”, gritó ayer indignado Parejo, el capitán del Valencia, sobre la hierba seca del estadio del Getafe, algo que ya le pasó al Barça, sufrió para ganar gracias al Paulinhazo, y al Madrid, que requirió de un salvador gol de Cristiano.

Cuatro invictos en Europa

Tras esta extraña jornada, el equipo de Valverde es uno de los cuatro únicos en Europa que continúa invicto. Manda en la Liga (11 victorias y tres empates), al igual que hace el Manchester City de Guardiola en la Premier (14 triunfos y un empate) y el Inter, el nuevo líder del scudetto, con 12 victorias y tres empates, mientras el Nápoles de Sarri perdía esa condición el pasado viernes con su derrota en casa ante la Juventus (0-1). El París SG de Neymar también caía inesperadamente en su visita al campo del Estrasburgo (2-1), un recién ascendido a Primera.

Solo el Atlético, con ocho triunfos y seis empates, no dobló la rodilla y sigue en ese restringido club, aunque esté a seis puntos tras el tropiezo azulgrana. El Valencia ya volvió a ser terrenal con su derrota y el Madrid no rentabilizó los dos últimos empates del Barça desangrándose por su extraña enemistad con el gol. Messi lleva 13 tantos en la Liga; Cristiano, solo 2 y Benzema, también 2.

Iniesta, baja en la Champions

Ahora, el líder tiene una semana tranquila porque dejó su trabajo europeo resuelto en Turín. Con el empate ante la Juve, el equipo de Valverde  se garantizó el primer puesto, pase lo que pase mañana ante el Sporting de Portugal, un partido que no jugará Andrés Iniesta porque padece “una elongación en el sóleo del muslo izquierdo”. Por eso, el capitán pidió el cambio a Valverde al detectar esas leves molestias musculares.

El Barça recibió este domingo la visita de Frank Rijkaard, que iba acompañado de su hijo, en la ciudad deportiva tras ver en el Camp Nou el duelo contra el Celta. “Messi es como Dios para los niños, se merece todos los elogios, al igual que Iniesta”, proclamó el técnico que abrió la puerta del primer equipo a Leo y el mismo que calificó al ahora capitán como el “jugador que regala caramelos a sus compañeros”.

Loading...