Inicio Actualidad El Barça sufre el primer tortazo en el Palau

El Barça sufre el primer tortazo en el Palau

El Barça sufrió este viernes el primer batacazo de la temporada en el Palau Blaugrana. Después de sumar seis victorias en la ACB y tres en la Euroliga, llegaba un duro examen ante el Fenerbahce, el temible subcampeón de Europa dirigido por Zeljko Obradovic. No hubo historia en la cancha (65-84). Falló la defensa, los porcentajes de tiro fueron mediocres y el bloque turco dio un golpe de autoridad ante un equipo sin respuesta.

Repetir el éxito del pasado domingo en el clásico ante el Madrid era el objetivo del conjunto de Svetislav Pesic, que topó con el talento y la fortaleza física de un rival excelente. El pésimo partido en la dirección de Pangos (0 puntos) y Heurtel (2) fue un lastre importante para un grupo que tampoco encontró a referentes como Tomic (7 puntos) o Singleton (3). Solo el espíritu de Hanga (16 puntos, 6 rebotes), el corazón de Oriola y algunos detalles de Kuric evitaron una derrota aún más catastrófica.

Ali Muhammed, letal

Cinco minutos le duró la ventaja al cuadro catalán, que fue desbordado en el resto del pulso. Del 6-5 se pasó al 6-12 (m. 7) en unos momentos de cortocircuito azulgrana y dominio de las defensas. La entrada de Vesely tampoco fue una buena noticia para el bloque catalán, que al menos mejoró con Pierre Oriola. Sus siete puntos consecutivos animaron al Palau en un tramo trepidante.

En el bando turco, Ali Muhammed, antes Bobby Dixon, se mostró imparable. Cerró el primer cuarto anotando (17-23) y abrió el segundo de la misma forma para encadenar 13 puntos sin un fallo. El base, que nació bajo una escalera en una familia turbulenta de Chicago, fue un torbellino letal para Pangos, Heurtel y Blazic.

Técnica a Pesic

Ya dio muestras de su peligrosidad en las semifinales de la pasada ‘final-four’, cuando metió 19 puntos en 12 minutos contra el Zalgiris. Criado en una familia de narcotraficantes (su madre, su padre y tres hermanos acabaron en la cárcel), el baloncesto le salvó de seguir el mismo camino. Hace tres años, adoptó su nuevo nombre turco en un club plagado de estrellas que este viernes asaltó el Palau.

Una técnica a Pesic con 25-38 (m. 15) acabó de soliviantar a la afición azulgrana, que volvió a creer en la remontada gracias al huracán protagonizado por Hanga. El alero húngaro lideró un parcial de 11-2 (del 23-37 del m. 14 al 34-39 del m. 17), pero el Fenerbahce volvió a dar un estirón antes del descanso (36-45). No había manera.

Apagón total

Dos canastas de Claver y Tomic en el inicio del tercer cuarto ilusionaron al Barça antes del apagón total. Ni siquiera la baja de Sloukas afectó al bloque otomano, que se agarró a Melli Kalinic para poner velocidad de crucero y cerrar el tercer acto con una ventaja casi insalvable (47-64).

Pesic, desesperado, busco en Pau Ribas un revulsivo que tampoco fructificó. Hanga, de nuevo, llevó al Barça la frontera de los 10 puntos (58-68, m. 35), pero fue un espejismo. El Fenerbahce, serio y sólido durante todo duelo, no titubeó y selló la victoria a lo grande con un Guduric pletórico.

El cuadro turco demostró que tiene mimbres para recuperar la corona europea conquistada en el 2017. El Madrid evitó que revalidara el título el pasado mayo, pero Obradovic seguirá peleando por la que sería su 10ª Euroliga con cinco clubs diferentes.

FC Barcelona Lassa, 65; Fenerbahce, 84

Barça Lassa: Pangos (0), Kuric (10), Singleton (3), Claver (2), Tomic (7) -cinco inicial- Seraphin (6), Ribas (5), Hanga (16), Heurtel (2), Blazic (2), Pustovyi (3), Oriola (9).

5 de 16 triples. 23 rebotes, 7 ofensivos (Hanga, 6).16 asistencias (Heurtel, 4).

Fenerbahce: Ali Muhammed (16), Green (4), Kalinic (9), Melli (10), Duverioglu (2) -cinco inicial- Tirpanci (0), Arna (0), Guduric (13), Vesely (11), Datome (11), Lauvergne (8).

9 de 19 triples (Muhammed, 3). 31 rebotes, 7 ofensivos (Vesely, 8). 17 asist. (Guduric, 4).

Parciales: 17-23; 19-22; 11-19; 18-20