El BCE reduce a la mitad su programa de compra de bonos

El Banco Central Europeo (BCE) da un paso más en la retirada de estímulos. Al menos a medias. Por un lado amplía el programa de compra de bonos nueve meses –caducaba en diciembre-. Pero a su vez reduce las compras de los actuales 60.000 millones de euros mensuales a 30.000 millones desde enero. Más tiempo, pero menos dinero. La ampliación de las compras llevarán el total desembolsado en estos años a 2,55 billones de euros. Y si la economía flojea se podría volver a aumentar las cantidades.

Los tipos, por su parte, siguen invariables en mínimos históricos, y lo seguirán estando por un largo periodo de tiempo, se detalla. Los mercados esperaban que el presidente de la entidad, Mario Draghi, diera pistas sobre cuándo podría subir los tipos, pero el BCE se resguarda en su eterno e inalcanzable, al menos de momento, objetivo: conseguir una inflación cercana pero inferior al 2%.

El mercado no prevé subidas de tipos hasta 2019 como muy temprano

La entidad detalla que los tipos seguirán en mínimos al menos hasta que se acabe el programa de compras, así que al menos se deberá esperar al último tramo de 2018 para una subida. Los analistas, en cualquier caso, no la ven plausible hasta 2019 o incluso 2020.

De momento, llegar al 2% de inflación resulta imposible a la entidad. Ahora en el 1,5%, la tasa subyacente, aquella que descuenta precios energéticos y productos frescos y que el BCE mira con lupa, está en valores aún más bajos, en el 1,1%. Draghi quiere que si esa cifra mágica llega se mantenga, recordó este jueves, antes de tomar cualquier decisión.

Así, las decisiones tomadas en la reunión de este jueves son “para mantener unas condiciones de financiación muy favorables” en la zona del euro porque todavía son necesarias para que suba la inflación. La tasa no sube a pesar de que la recuperación en la zona euro es “robusta”, con buenos datos de empleo, lo que deja entrever que el empuje del PIB no acaba de trasladarse a los salarios.

Sigue con atención la situación en Catalunya

Ante cualquier paso que de el BCE, Draghi tendrá que ir con cuidado para evitar cualquier descuadre en los mercados, que verán cómo el principal dinamizador en los últimos años empieza a retirarse. De momento, lo hará comprando menos. Una subida de tipos queda para más adelante.

Respecto a la cuestión catalana, preguntado por si la incertidumbre política puede impactar en la zona euro, tal y como defendió el Govern en una misiva enviada al banquero, Draghi afirmó que “es muy difícil” saberlo y que cualquier balance ahora “sería prematuro”, pero que en cualquier caso se siguen los hechos “con gran atención”.

Loading...