El BCE vigila la exposición de los bancos de la eurozona a Turquía

8

El Mecanismo Único de Supervisión (MUS), que agrupa las funciones como supervisor bancario del Banco Central Europeo (BCE), ha reforzado en los últimos meses su atención a la exposición a Turquía de los grandes bancos europeos ante la inestabilidad de su divisa, que este viernes llegaba a caer más de un 13% en su cambio frente al dólar.

Según fuentes conocedoras consultadas por ‘Financial Times’, el MUS ha comenzado en los dos últimos meses a vigilar más de cerca la situación de entidades como BBVA, Unicredit y BNP Paribas, con operaciones significativas en el país otomano, aunque el diario apunta que la institución “no considera la situación crítica por el momento”.

La lira turca ha llegado a caer este viernes más de un 13% en su cotización frente al dólar, alcanzando así un peor cruce de 6,2860 liras por cada ‘billete verde’, dejándose así un tercio de su valor frente al dólar en lo que va de año, ante la falta de resultados en las recientes conversaciones entre Ankara y Washington y las crecientes tensiones en los últimas semanas en las relaciones entre ambos países, aliados en la OTAN.

El Ministerio de Finanzas de Turquía ha expresado en un comunicado publicado su confianza en que la economía del país mantendrá para 2019 un ritmo de crecimiento “de entre el 3% y el 4%”, añadiendo que el déficit por cuenta corriente será inferior al 4% del PIB.

Negociaciones con Washington

El detonante del descenso con el que la moneda turca toco fondo fue el fracaso de las negociaciones con Washington, que presiona por la liberación del pastor estadounidense preso en Izmir, Andrew Brunson. Así, cobra fuerza la posibilidad de que la Casa Blanca imponga sanciones económicas a Turquía, tal como lo advirtió Donald Trump.

En ese marco, la implementación de un plan económico para fortalecer la moneda y la actividad del país no ha sido suficiente para detener el temor de los inversores. Tim Ash, estratega senior de mercados emergentes de BlueBay Asset Management, ha comentado a Bloomberg que los inversores están escépticos, precisando que las autoridades deberán ser específicas “en términos de cómo exactamente va a reducir el déficit presupuestario este año”.