Inicio Actualidad El Bernabéu la tomó con Bale y le pitó en cada jugada

El Bernabéu la tomó con Bale y le pitó en cada jugada

El Santiago Bernabéu tenía tantas ganas de aplaudir y celebrar un gol de su equipo como de mostrar el tremendo enfado que llevan dentro por la mala dinámica que están firmando en este comienzo de temporada. Hace una semana, el vigente campeón de Europa era humillado en el Camp Nou por un Barcelona que no tenía a Messi. A pesar de esto, el respetable aguantó la bronca todo lo que pudo. Pero cuando veía que los minutos pasaban, los fallos se multiplicaban y las ocasiones más claras las tenía un Valladolid que no sufría en el coliseo madridista, dijeron basta poniendo el foco de las broncas en todos, aunque la palma se la llevó un Gareth Bale que, una vez más, estuvo muy alejado de su mejor versión.

Cada vez que el galés tocaba la pelota el madridismo presente en Chamartín cogía aire y, en cuanto la jugada no terminaba como el público deseaba, lo expulsaban en forma de pitos. Una y otra vez Bale se llevó la reprimenda por sus errores. No tenía su día y esto provocaba las iras de una afición que por primera vez en lo que va de curso mostraba su enfado de forma notable. Primer fue la Grada Fans guardando silencio durante cinco minutos y sacando una pancarta, pero después el mosqueo se propagó por todo el graderío. El socio del Real Madrid dijo basta.

Bale no fue el único que se llevó brocas, aunque sí el que más veces las sufrió. Asensio, Sergio Ramos, Modric, Benzema… Todos los hombres que Solari puso sobre el césped fueron criticados en algún momento, salvando a gente como Reguilón, que poca culpa tiene de esto. La desesperación era tal que el mínimo fallo se pagaba con una gran pitada, la misma que acompañó a los jugadores al vestuario cuando el árbitro señaló el descanso.

En la segunda mitad la cosa no mejoró para Bale. Sus intervenciones generaron muy poco en favor de un Real Madrid que necesitaba su mejor versión. Lo intentó, pidió el apoyo de la grada en alguna ocasión, pero nada le salió. Finalmente, pasado el minuto 70 fue sustituido por Solari y se llevó la última gran pitada de la tarde.