Inicio Actualidad El bilingüismo en las aulas, único punto del debate a las gallegas...

El bilingüismo en las aulas, único punto del debate a las gallegas que genera polémica

El segundo bloque del debate electoral a cinco en la Compañía de Radio Televisión de Galicia (CRTVG) ha servido para que la confrontación haya elevado su tono por el debate lingüístico, que estaba incluido en este bloque, y en el que no han faltado apelaciones a la movilización sanitaria de este domingo y en una media hora en la que también se abordaron promesas para el ámbito educativo.

Concretamente, en su primer turno –le tocó a ella según lo pactado–, la candidata del BNG a la Presidencia de la Xunta, Ana Pontón, comprometió que si toma las riendas de San Caetano se retomará la medida de la gratuidad universal de los libros de texto, una medida que reivindicó también el candidato socialista, José Ramón Gómez Besteiro, la cual figura también en su programa electoral y que, recordó, fue una «medida estrella» implementada por gobierno de coalición presidido por el socialista Emilio Pérez Touriño.

El presidente de la Xunta y candidato popular, Alfonso Rueda, ha defendido, por su parte, la medida pionera de la gratuidad de las escuelas infantiles, una enseñanza obligatoria «por supuesto» gratuita y ahora las matrículas de universidad y de FP también gratuitas, lo cual motivó que Pontón le diese la «bienvenida» a una medida a la que «votó en contra» en iniciativas parlamentarias.

Pero el debate elevó el tono con la cuestión lingüística. El primero en abordar este tema fue Besteiro, quien afeó a Rueda que el PP votase «en contra» de que se hablase en el Congreso, medida que fue él quien la defendió en la Cámara Baja.

Le siguió Pontón en su turno afirmando a «cada presidente» del PP le «caracteriza» una foto, al «predecesor» de Rueda una en un «barco» y a «usted», dijo dirigiéndose al mandatario autonómico, la de la manifestación «ultra» contra el gallego «que lo va a perseguir siempre».

En ese punto del debate, el tono se elevó con un enfrentamiento directo entre Pontón y Rueda, quien acusó a la nacionalista de tratar de «blanquear» al BNG, pero de querer, en realidad, implantar un «monolingüismo» en gallego. Pontón defendió que su modelo es el aprendizaje del gallego «en igualdad» de condiciones que el castellano para que haya verdadera «libertad» de elección, pero Rueda le rebatió que son los populares los que promueven esa «libertad».

Acuerdo por la lengua

«Como presidenta, voy a trabajar para que haya un gran acuerdo por la lengua que incluya la derogación del decreto de vergüenza y la aprobación de un decreto por la igualdad lingüística. ¿Ustedes van a estar de acuerdo o siguen detrás de la pancarta en contra del gallego, señor Rueda?», retó a contestar Pontón, que sostuvo unos segundos de silencio ante el mandatario autonómico, situado en el atril a su izquierda. En esos segundos tensos en que Pontón se contestó a sí misma diciendo que Rueda «seguía instalado» en la pancarta, se produjo una de las anécdotas de la noche, ya que a Besteiro se le cayó la carpeta de los papeles de forma sonora.

Al inicio del tercer bloque de debate y tras un descanso (en el que los candidatos tienen acceso al equipo de asesores), Rueda le echó en cara a Ana Pontón que en su programa electoral incluye un «modelo de inmersión lingüística», mientras que ella le replicó que si quería le «explicaba» el programa del BNG, que, defendió, busca la «igualdad» para garantizar la «libertad de expresión».

En este bloque temático, en el que también se abordó la sanidad, la candidata de Sumar Galicia, Marta Lois, ha defendido que ha sido la formación que lidera Yolanda Díaz la que ha puesto en la agenda pública la atención a la «salud mental». «Hay que hablar de lo que duele», ha afirmado.

Reta a usar solo la sanidad

Por su parte, la cabeza de lista de Podemos, Isabel Faraldo, retó a Rueda a emplear exclusivamente la sanidad pública pero sin acudir al «gerente Manolo a que le arregle esa cita». «Si usted padeciese las listas de espera como cualquier hijo de vecino, le pondría más voluntad», ha enfatizado Faraldo, sobre las mejoras sanitarias.

El mandatario gallego ha censurado a los grupos de la izquierda que «pinten una Galicia absolutamente negra» y ha dicho que, «con todos los respectos, a nadie le cabe ninguna duda de que estuvo absolutamente politizada e influenciada» por la cuestión electoral.