El ‘botón del pánico’, arma contra el acoso sexual a las empleadas de hoteles en EEUU

18

Varios hoteles de los Estados Unidos están implementando el uso de un dispositvo llamado ‘botón del pánico’ para proteger a sus trabajadoras del acoso de los huéspedes. Las empleadas encargadas de la limpieza y las camareras son las más vulnerables, según un estudio de la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo de EEUU del que informa la revista ‘Fortune’, propiedad de Time.  El estudio lo sostenta en una serie de factores que coinciden en estas trabajadoras, entre los cuales está la diferencia en el idioma y en el poder adquisitivo, la amabilidad requerida con el cliente y el aislamiento físico que se puede producir durante el trabajo. Este ‘botón del pánico’ se puede activar disimuladamente y avisa al personal de seguridad o recepción. 

Algunos hoteles de EEUU están en guardia desde hace años. El pasado octubre un tribunal de Californio dictó que una trabajadora de hotel podía demandar a su empresa al haber sufrido una agresión sexual en el trabajo aunque esta no fuera cometida por otro empleado. Además, crece la demanda de los sindicatos de los trabajadores para que se extienda la implantación del ‘botón del pánico’.  

Desde el 2013, los bares de centenares de hoteles de Nueva York ya cuentan con esta alarma anti-acoso. Esto sucedió pocos años después de que el exjefe del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Khan, fuera denunciado por una empleada de hotel por una agresión sexual. En el 2012 ambos llegaron a un acuerdo millonario. Este caso dejó constantancia de la necesidad de estos dispositivos. 

Una medida que se expande

El sindicato de trabajadores Unit Here ha explicado a ‘Fortune’ que en al menos dos veces se ha utilizado el ‘botón del páinco’ en un hotel del centro de Nueva York. Los huéspedes acosadores fueron expulsados. 

En otras ciudades estadounidenses se han implantado otros dispositivos contra el acoso. En algunos hoteles Seattle, por ejemplo, se están utilizando silbatos electrónicos o dispositivos de alarma que incorporan también GPS, entre otros. Chicago votó a favor en octubre de requerir dispositivos similares en los hoteles. 

Hasta el momento, la medida contra el acoso sexual en este ámbito está siendo aplaudida por las profesionales de la limpieza, entre otras trabajadoras víctimas de estos comportamientos.