El Camp Nou busca apellido

El FC Barcelona no iniciará las obras de la remodelación integral del Camp Nou, previstas en la última actualización para verano del año 2018, hasta que los tres pilares destinados a su financiación (crédito bancario, recursos propios y apellido comercial para el nuevo estadio) estén apuntalados. La directiva blaugrana permanece volcada en los últimos meses en uno de ellos, la búsqueda de una marca que acompañe al nombre del Camp Nou. En cuanto cristalice el acuerdo y sea refrendado por una asamblea de socios extraordinaria, a celebrar en principio durante el primer semestre del 2018, el proyecto Espai Barça cogerá vuelo ya de forma definitiva.

Aunque la discreción preside las negociaciones destinadas a concretar los title rights, el apellido comercial dicho en argot marketiniano, el pasado miércoles por la noche Catalunya Ràdio desveló un presunto acuerdo entre el club y la multinacional catalana Grifols. Según esta información la compañía farmacéutica estaba dispuesta a aportar 400 millones de dólares (342 millones de euros) por ver aparecer su nombre vinculado al nuevo estadio durante los próximos 30 años. Lógicamente la noticia corrió como la pólvora hasta que ayer por la mañana a primera hora un comunicado de la compañía negó con rotundidad la posibilidad de un Camp Nou Grifols. “En relación con la noticia difundida sobre las negociaciones entre Grifols y el FC Barcelona para asociar su nombre al del Camp Nou, la compañía no contempla ningún patrocinio de este tipo”, rezaba la nota. Fuentes del FC Barcelona no quisieron ni confirmar ni desmentir en un primer momento la existencia de negociaciones con Grifols, aunque con el paso de las horas fueron deslizándose algunas informaciones que apuntaban hacia ese sentido. Sea como fuere, el desenlace de las mismas, en estado avanzado o todavía germinal, no ha llegado a buen puerto.

La multinacional farmacéutica Grifols niega rotundamente considerar una colaboración

La directiva del FC Barcelona tiene cierta prisa para cerrar el acuerdo, así que este episodio frustrado con Grifols no le favorece porque elimina a uno de los principales candidatos de la lista. Deberá ahora, por tanto, activar conversaciones con otras ofertas preexistentes. La inquietud de la entidad está siendo compensada con la certeza de que el botín a obtener superará con creces la estimación que se hizo en el año 2014, cuando se sometió a referéndum la aprobación del Espai Barça por parte de los socios. Entonces se dijo que el proyecto sería financiado a tres bandas, cada una aportando 200 millones de euros, pero las previsiones en cuanto al apellido comercial hablan hoy en día de cifras al alza atendiendo a casos similares relacionados con clubs punteros de fútbol americano. También es cierto que en el año 2014 se habló de un coste total de 600 millones para el global del Espai Barça, que incluye no solo la remodelación del Camp Nou sino también la construcción de un nuevo Palau y un paquete de mejoras urbanísticas, y ahora esa cantidad se ha elevado hasta los 630 millones. También se aseguraba en el 2014 que la deuda del club para emprender un proyecto de magnitud gigantesca no debería sobrepasar los 200 millones de euros, cuando ahora está en 247 millones. Precisamente con la inyección económica que aporte el apellido comercial ese desajuste espera ser compensado.

Fuentes del club no desmienten la existencia de negociaciones con la compañía catalana

También otras partidas permiten asegurar la sostenibilidad financiera del club, defienden sus directivos y ejecutivos. Concretamente faltan por sumarse otros ingresos de patrocinio no explotado y liberado por el anterior patrocinador principal de la entidad, Qatar Airways, como son la camiseta de entrenamiento del primer equipo y la nueva línea aérea oficial. Del mismo modo han aumentado esta temporada las ganancias por los derechos de televisión, así como la alianza con Nike, con el añadido de que ahora el club podrá contar con la explotación de los productos distribuidos en la Botiga.

El empeño del club en multiplicar los ingresos responde no sólo a la financiación del Espai Barça sino sobre todo en hacerla compatible con un equilibrio económico cada vez más difícil de alcanzar debido al aumento de la masa salarial de los deportistas. En la presentación del presupuesto para esta temporada se anunció que los sueldos constituyen el 84 por ciento de los ingresos ordinarios.

Loading...