Inicio Actualidad El caso Koldo García acaba en Tito Berni: el director canario que...

El caso Koldo García acaba en Tito Berni: el director canario que autorizó las mascarillas está en las dos tramas

Sospechosos habituales. El título de la famosa película parece hacerse realidad en la España del PSOE. Y es que el caso por el que acaba de ser detenido Koldo García Izaguirre —mano derecha del exbiministro, ex secretario de organización del PSOE y actual diputado, José Luis Ábalos— acaba en otro caso de corrupción, el del Tito Berni: el director canario que autorizó la venta de las mascarillas —del Gobierno socialista de esa comunidad autónoma— aparece en las dos tramas.

La historia doble es compleja. Y huele a dinero por ambas partes. El Gobierno socialista de Canarias perdonó 2,1 millones de euros a un proveedor de mascarillas que entregó 837.300 unidades defectuosas durante la primera ola de la pandemia. No se trata de una opinión, sino de los datos que figuran en el expediente público del contrato de 6,87 millones de euros que el Servicio Canario de la Salud (SCS) adjudicó el 22 de abril de 2020 a la empresa Soluciones de Gestión y Apoyo a Empresas SL. El objetivo de la compra era proveer a los hospitales de Canarias de un total de 2,75 millones de mascarillas protectoras «NK95/FPP2», a un precio de 2,50 euros cada una.

Las mascarillas efectivamente llegaron pero acabaron «catalogadas como no aptas para FFP2, valorándolas como quirúrgicas«, según el mismo expediente.

El segundo capítulo del culebrón llegó cuando una resolución firmada el 4 de noviembre de 2020 por el entonces director del Servicio Canario de Salud, Conrado Domínguez, modificó el contrato con el objeto de dar una segunda oportunidad a la empresa citada: el ya exdirector del Servicio Canario ordenó pagar a Soluciones de Gestión SL las 837.700 mascarillas pero ahora como quirúrgicas y a 0,845 euros la unidad.

Pues bien, el mismo ex alto cargo aparece igualmente en el caso Mediador, más conocido como caso Tito Berni. El Servicio de Asuntos Internos de la Dirección Adjunta Operativa de la Guardia Civil remitió el 1 de diciembre de 2022 al Juzgado de Instrucción número 4 de Santa Cruz de Tenerife un informe con una serie de mensajes y conversaciones que unen la trama del Tito Berni a la citada del caso Mascarillas. La persona que apareció en las conversaciones relacionadas con la trama del Tito Berni no era otro que Conrado Domínguez Trujillo, anteriormente imputado en el caso Mascarillas.

Expediente sancionador al ganadero Montesdeoca

La Guardia Civil se refirió al que fuera director del Servicio Canario de Salud como Conrado Trujillo, aunque su nombre real es Conrado Domínguez Trujillo. A él acudió el «mediador», la persona que ha dado nombre oficial a este caso: Antonio Navarro Tacoronte. Y lo hizo para frenar el expediente sancionador del ganadero Alberto Montesdeoca García.

El propio Conrado Domínguez Trujillo ha seguido exhibiendo en su LinkedIn sus últimos cargos: «Ex Director del Servicio Canario de la Salud. Ex Coordinador General Economía Hacienda Patrimonio y Contratación en LPGC (Las Palmas de Gran Canaria). Ex Gerente de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria». Todo cargos con relevancia pública que prueban una carrera muy cercana al PSOE canario.

Pues bien, la Guardia Civil revisó cientos de mensajes, fotos y hasta vídeos encontrados del mediador. Y en uno de los capítulos de esta trama surgieron las gestiones llevadas a cabo para librar al ganadero Alberto Montesdeoca de un expediente sancionador de 74.000 euros. Montesdeoca habría realizado pagos a la trama, según las sospechas de la Guardia Civil, pero, pese a ello, el expediente no se le habría eliminado. A lo largo de la investigación apareció otra referencia al «de Sanidad». Surgió en una grabación de febrero de 2021 en la que se puede escuchar a Antonio Navarro con una mujer repartiendo partidas de dinero y, en un momento dado, tras mencionar la mujer la cifra de «5.500 euros», el mediador señala: «Para el de Sanidad», sin llegar a dar ni nombres ni más datos.

Pero la historia del expediente sancionador a Alberto Montesdeoca es más concreta. En marzo de 2021, Montesdeoca había cursado una solicitud ante la Secretaría General Técnica de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno canario para ampliar el plazo y defenderse del expediente. Esa solicitud fue enviada también al mediador. Navarro contestó posteriormente al ganadero con un mensaje en el que incluía el documento del Gobierno de Canarias ampliando, efectivamente, en siete días el plazo para defenderse del expediente abierto a la Quesería Montesdeoca.

Posteriormente, el ganadero recibió en su móvil capturas de pantalla de una conversación por WhatsApp que habrían mantenido el mediador Navarro y el propio Conrado Domínguez. La conversación se centraba en el famoso expediente y la Guardia Civil concluye que se puede comprobar la «intermediación» para que se «favorezca el expediente de Montesdeoca García, haciendo alusión incluso a pagar la cantidad que fuera necesaria».

Navarro, según la Guardia Civil, puso un especial interés en este asunto. Y el director del Servicio Canario de Salud fue sensible a las reclamaciones, al menos aparentemente –porque lo cierto es que el expediente siguió su curso–: «Tú empuja para que no me dejen con el culo al aire con las facturas y yo me encargo del resto». Antonio Navarro se lo agradeció: «Gracias, Conrado, de verdad». Montesdeoca, tras ver que el expediente seguía su curso no dudó en mostrar su enfado a Navarro: «Me has engañado«, le dijo.